Los 52 turistas, periodistas y científicos, entre ellos el biólogo marino argentino Ezequiel Marzinelli, fueron rescatados en un operativo aéreo del barco ruso Akadémik Shokálskiy que estaba atrapado en la Antártida desde el 24 de diciembre.

AUSTRALIA-ANTARCTICA-RUSSIA-RESCUE

Un helicóptero del barco chino Snow Dragon trasladó en grupo a las personas hasta el rompehielos Aurora Australis, mientras que los 22 miembros de la tripulación permanecerán a bordo de la embarcación rusa a la espera de que se derrita el hielo que les permita salir de la zona.

El objetivo de la expedición "El espíritu Mawson" es rememorar la investigación que efectuó hace un siglo el explorador Douglas Mawson en la Antártida y que ofreció el primer estudio completo del continente helado.

"Ezequiel estaba muy bien de ánimo, tranquilo, sabía que era cuestión de tiempo nada más. No corría riesgo de vida, el barco estaba muy bien equipado y sabía que en cuanto mejorasen un poco las condiciones podrían salir", contó a Télam, Miguel Marzinelli, padre del biólogo argentino.

La única posibilidad de comunicación con él es a través de redes sociales, muy utilizadas por el líder del grupo Chris Turney, y a través de teléfonos satelitales, medio utilizado por el hermano de Ezequiel, Martín, y por su novia, la bióloga brasileña Marina Mayer para hablar con él.

"Mi hijo siempre estuvo tranquilo y de buen estado de ánimo", comentó su papá, quien aún no sabe si el grupo científico seguirá en la Antártida con su misión de investigación o si volverá a Australia.

Ezequiel "Ziggy" Marzinelli estudió en la Universidad de Buenos Aires, se especializó en biología marina en Australia, donde trabaja en la University of New South Wales y en el Sidney Institute of Marine Science (SIMS).

El biólogo tenía a su cargo, dentro de la expedición, investigar las interacciones entre micro y macro organismos en las comunidades marinas, para comprender el impacto del cambio climático y de otras acciones humanas en el suelo antártico.

"El no tenía previsto embarcarse, pero tuvo que reemplazar a otro científico, y como Ezequiel es especialista en manejar robots que toman muestras en lugares inaccesibles, se sumó al equipo", relató su papá.

El equipo científico que integra el argentino había dejado Nueva Zelanda a bordo del "Shokalskiy", un barco de investigación polar, el 28 de noviembre último con el objetivo de hacer la ruta que, entre 1911 y 1914, realizó el explorador australiano Mawson.

También embarcaron turistas y periodistas que tenían previsto quedarse sólo unos días, en tanto los científicos permanecerían en el continente blanco realizando sus investigaciones.

Pero la noche de Navidad, el buque quedó atrapado entre los hielos antárticos a unos 2.800 kilómetros al sur de Hobart, Australia. Otros rompehielos no pudieron liberarlo de la masa helada que lo rodea.

En el blog que redactan los miembros de la expedición, Marzinelli escribió sobre la tripulación rusa, agradeciendo el trato que recibieron en medio de la emergencia, post que tituló "Un gran equipo", que también redactó en español "o Argentino para ser más preciso, mi lengua", destacó.

El rescate que se concretó hoy fue seguido a través de Internet ya que los pasajeros lo documentaron y subieron sus videos al portal de "El espíritu Mawson".

Douglas Mawson también tuvo que interrumpir su expedición cuando uno de sus acompañantes falleció al caer en una grieta en el hielo con el trineo que transportaba la mayoría de las provisiones.

Después de que el tercer integrante muriera entre delirios y hambruna, el expedicionario tuvo que andar más de 160 kilómetros solo, en medio de duras condiciones hasta ponerse a salvo y completar una de las mayores hazañas de la exploración antártica.

En 2014, otro grupo de científicos trata de sortear otros desafíos para igualar la gesta científica.