En Rusia detuvieron a más de 600 personas que pedían por elecciones libres y justas mientras que, en China, la policía atacó a los manifestantes porque la marcha estaba “prohibida”.
En Rusia hubo alrededor de 20 mil personas protestando en las calles de Moscú.
En Rusia hubo alrededor de 20 mil personas protestando en las calles de Moscú.

En Moscú y Hong Kong se dieron intensos choques entre manifestantes y fuerzas de seguridad por reclamos de la población.

La policía rusa arrestó a más de 600 manifestantes que salieron a las calles de Moscú a reclamar elecciones libres y justas, pese a las advertencias y detenciones que hubo durante toda la semana para que la protesta no se realice.

Decenas de personas fueron detenidas a medida que se iban acercando a la principal avenida de Moscú al grito de "vergüenza" o "elecciones libres", mientras que los que no fueron atrapados se vieron obligados a retroceder hasta calles adyacentes forzados por los cordones de oficiales antimotines.

La protesta, que no fue autorizada por el ayuntamiento de Moscú, se produjo una semana después de una marcha similar que reunió a entre 12.000 y 22.000 personas, depende de quien cuente, bajo el mismo reclamo.

La oposición convocó las manifestaciones para rechazar el veto a las candidaturas independientes de cara a las elecciones legislativas del 8 de septiembre en la capital, Moscú, que las encuestas anticipan complicadas para los candidatos que apoyan al oficialismo.

En Hong Kong hace varias semanas que vienen repitiéndose las disputas con la Policía.
En Hong Kong hace varias semanas que vienen repitiéndose las disputas con la Policía.

Por otra parte, en Hong Kong, miles de ciudadanos volvieron a enfrentarse con la policía tras haber desafiado a las autoridades, que habían prohibido la protesta, y marchar otra vez para exigir el retiro del cuestionado proyecto de extradición a China continental y rechazar los actos de violencia en las anteriores movilizaciones.

La policía había prohibido la marcha por considerar que era peligrosa y usó gases lacrimógenos en varios puntos del periférico distrito de Yuen Long, para dispersar a los manifestantes.

En la parada del metro de Yuen Long, el domingo pasado habían sido heridas 45 personas, a manos de un grupo de hombres vestidos de blanco que portaban cañas de bambú y barras metálicas tras otra manifestación a favor de reformas democráticas.

Los manifestantes mostraron su descontento por esa actuación policial, porque apenas dos agentes fueron al lugar de los hechos 40 minutos tarde para marcharse después y dejar a los manifestantes a merced de los supuestos miembros de las tríadas, grupos considerados mafiosos, que manejan negocios como narcotráfico y trata de personas.