El sospechoso quedó detenido tras una extensa rueda de reconocimiento. Mientras, su cómplice, un menor de 16 años, se encuentra demorado. Este domingo habrá una marcha en la ciudad para pedir justicia.
En la zona donde ocurrió el ataque se encontraron varios indicios del ataque.

El caso que conmocionó a la ciudad de Puerto Deseado, en Santa Cruz, parecería más cerca de su resolución. Tras una extensa rueda de reconocimiento, María Mercedes reconoció a uno de los sospechosos que había sido arrestado por la Policía en un primer momento, no solo por su fisonomía sino por su voz, confiaron fuentes de la causa.

El hombre, que ahora se encuentra detenido, tenía golpes y arañazos en la cara y además le habían encontrado manchas que parecían ser de sangre en su ropa y zapatillas. Vivía en el barrio “La Favela” adonde se escondió durante las primeras horas tras el ataque.

El primer intento de ese reconocimiento debió suspenderse porque la víctima se descompensó, pero cerca de la medianoche se pudo realizar y la mujer identificó a uno de sus atacantes, justamente uno de los sospechosos que habían sido liberados.

Leé también:  Hay dos detenidos más por el crimen de la chica que fue baleada en Monte Grande

Curiosamente, el viernes, sin esperar pericias, el juez Oldemar Villa dispuso los detenidos fueran liberados, contra la opinión de los investigadores, afirmando que "no había razones para que no siguieran en libertad hasta la rueda de reconocimiento.

El identikit de los presuntos atacantes de la mujer y su hijo.

La otra persona que habría participado del hecho sería un menor de edad que quedó aprehendido preventivamente porque María no pudo completar la rueda de reconocimiento debido al cansancio y a su estado de salud. La rueda que falta se realizará este domingo, precisó el juez esta madrugada a la prensa al ingresar a su casa.

La mujer de 44 años y su hijo Santino de 4 habían viajado desde Salta para visitar a otro hijo que tiene una carpintería en Puerto Deseado. Fue él, David Subelza, quien llevó a ambos hasta la costa para que dieran un paseo en un lugar muy frecuentado por turistas. Pero el jueves el clima estaba frío, y era muy poca la gente que caminaba por el lugar

Leé también:  Una mujer mató a su expareja e investigan si era víctima de violencia

En una playa de la zona ambos fueron sorprendidos por los atacantes y el chico fue asesinado a golpes y la mujer violada.

Según consta en la causa, al declarar María Mercedes dio un dato clave: dijo que uno de los atacantes le decía al otro que tenían que matarla porque “no quería volver a la cárcel”, lo que delimitó la búsqueda a un grupo específico de ex convictos.

Otro detalle importante que dio el juez Villa fue el secuestro de dos perros que acompañaban a los sujetos en el momento del brutal ataque. Los animales fueron ubicados y uno de ellos tenía manchas de sangre que serán analizadas.

Tras los últimos avances, la policía seguirá trabajando en la recolección de evidencias y elementos probatorios que permitan determinar cómo ocurrió todo.

La mujer, mientras tanto, sigue bajo atención médica y psicológica en el hospital local, adonde está acompañada por su esposo y dos de sus hijos, una joven que llegó el sábado desde Salta y el que reside en Puerto Deseado.