Entre enero y abril de este año bajaron sus persianas unas 500 fábricas. Son datos de la Unión Industrial Argentina (UIA).

Por los cierres de industrias, se perdieron más de 110 mil empleos en el sector.

El dato enciende una luz de alerta y refleja la dura realidad que vive el país. En los primeros cuatro meses del año cerraron casi 500 fábricas, el equivalente a 118 empresas por mes y unas cuatro por día, según cifras que maneja la Unión Industrial Argentina (UIA).

El informe, que todavía no vio la luz pero que por estas horas está circulando entre técnicos de la UIA, según reveló La Letra P, detalla que en enero de este año había 52.681 empresas activas y en abril la cifra cayó a 52.207, unas 474 menos.

Leé también:  El próximo Gobierno deberá afrontar vencimientos de deuda por US$180.000 millones

“Es una pandemia”, sintetizó un alto mando de la entidad. El titular de los industiales, Miguel Acevedo, la semana pasada había alertado que, por la caída de la demanda y la recesión, el sector la “está pasando muy mal”, al igual que la mayoría de los sectores del comercio.

En la última reunión de la Junta Directiva, representantes de la UIA manifestaron su preocupación por la tendencia contractiva que presenta la actividad industrial, que en lo que va del año se tradujo en una reducción de la capacidad ociosa, que hoy llega al 40%.

Las consecuencias de este escenario son cada vez más notorias: los cierres de fábrica y los despidos son cada vez más frecuentes, casi en masa.

Leé también:  Fernández: "Debemos preservar la institucionalidad y llevar tranquilidad"

Pero no se trata de un fenómeno nuevo, sino todo lo contrario. Si se evalúan los casi cuatro años de mandato de gestión de Cambiemos, entre 2015 y lo que va de 2019 bajaron la persiana 3.412 industrias.

La situación genera más de un dolor de cabeza a los empresarios. “Esto es un goteo constante y es un drama, porque en los medios salen sólo los casos de marcas conocidas”, contó uno de los vices de la entidad