Científicos, legisladores y ambientalistas esperan que el Senado apruebe una ley de Protección Animal.

La ley vigente fue sancionada en 1954.

Científicos, legisladores y ambientalistas esperan que el Senado apruebe una ley de Protección Animal que renueve la que sigue vigente hace 64 años y prohiba el uso tanto de conejos como ratones para comprobar la efectividad de productos cosméticos.

“El uso de animales está legalizado en la actividad científica y en el testeo de cosméticos, pero la ley es muy antigua y no genera transparencia: nadie sabe qué hacen los investigadores”, dijo el diputado Alejandro Echegaray, autor del proyecto que tiene media sanción de la Cámara baja y lleva el nombre de “Protección para Animales de Experimentación Utilizados con Fines Científicos y Educativos”.

Leé también:  Fundación Sendero se suma a una campaña para proteger a las mujeres

Los especialistas explicaron que los animales utilizados en pruebas de cosméticos viven atrapados y hacinados en diminutas jaulas, en constante temor y sufriendo por los dolorosos experimentos sin recibir analgésicos.

La ley vigente fue sancionada en 1954, cuando vestir tapados de pieles estaba de moda. “No hay una ley que prohíba el uso de animales en testeo de productos cosméticos, y eso es importante transmitirlo, porque esos tipos de test no son indispensables para la vida humana como las investigaciones sobre patologías, desarrollo de vacunas y curas de enfermedades”, remarcó Silvina Diaz, veterinaria e investigadora del Conicet.