Jorge Faurie afirmó que el país atraviesa sólo una "crisis institucional" y que hay "un vacío de poder".
"No están los elementos para definirlo como un golpe de Estado", dijo Faurie.

El canciller argentino Jorge Faurie afirmó que en Bolivia no hubo un golpe de Estado contra el Gobierno constitucional de Evo Morales, sino que el país atraviesa sólo una "crisis institucional".

El funcionario de la administración de Mauricio Macri dijo que "no están los elementos para definir como un golpe de Estado" lo sucedido en Bolivia, después de que Morales renunciara tras un pedido de las Fuerzas Armadas. "Las fuerzas armadas no han asumido el Poder. Están simplemente haciendo medidas de diálogo con distintas fuerzas políticas y esto va a conducir a que mañana pueda la Asamblea Legislativa eligir quién va a presidir este gobierno de transición para el período de noventa días", agregó Faurie.

Leé también:  Parlasur denuncia 32 muertos, 832 heridos y 1.513 detenidos en Bolivia

En una conferencia de prensa brindada tras reunión de Gabinete con el presiente Mauricio Macri, el canciller remarcó que en Bolivia hay "un vacío de poder" hasta que la Asamblea Legislativa decida quién conducirá el país por los próximos noventa días.

Por otro lado, el Gobierno hizo un llamado a todos los argentinos que viajaron o tienen previsto ir a Bolivia para que actúen con "extrema precaución hasta que se encuentre una salida institucional".

El presidente electo Alberto Fernández criticó al Gobierno por la posición que adoptó ante la salida de Evo Morales. "Me tranquiliza ver que en el oficialismo hay gente con la dignidad democrática de la que otros carecen", subrayó Fernández en su cuenta de la red social Twitter al citar un mensaje del legislador de Cambiemos, Daniel Lipovetzky, quien hasta el momento fue el único del espacio que se pronunció en contra del golpe.