La Unión | LOMAS

"El juicio del Pozo de Banfield me toca de cerca y quiero Justicia"

Entrevista. Martín Ogando Montesano nació en el centro clandestino de detención. Es el nieto recuperado 118 y hoy tiene una hermosa relación con su abuela Delia Giovanola.

Martín Ogando Montesano nació en el Pozo de Banfield y pudo conocer su verdadera identidad a los 39 años. Es el nieto recuperado 118 y en una entrevista con el Diario La Unión contó sus sensaciones sobre el juicio por los crímenes cometidos en el centro clandestino de detención y cómo es la relación con su abuela Delia Giovanola.

Stella Maris Montesano y Jorge Ogando, militantes en el PRT-ERP, fueron secuestrados el 16 de octubre de 1976 en La Plata. Ambos estuvieron detenidos en el Pozo de Banfield, donde Stella dio a luz a Martín, y aún permanecen desaparecidos. "Nací en el Pozo de Banfield arriba de una chapa con mi madre esposada y vendada. Mi padre también fue torturado y desaparecido ahí, por eso el juicio me toca de cerca y quiero Justicia", remarcó Martín, y agregó: "Es una lástima que estos procesos a veces tarden tanto porque los represores ya están muy grandes y tendrían que haber recibido las condenas antes".

Nací en el Pozo de Banfield arriba de una chapa con mi madre esposada y vendada. Mi padre también fue torturado y desaparecido ahí

A Martín lo adoptó una pareja que no podía tener hijos y les pasaron el dato de una clínica en Wilde donde se vendían bebés. Durante muchos años llevó el nombre de Diego Berestycki hasta que, en marzo de 2015, se acercó espontáneamente a Abuelas de Plaza de Mayo con sospechas de ser hijo de desaparecidos y ganas de indagar sobre su origen. Ocho meses después de la extracción de sangre y varios trámites, el Banco Nacional de Datos Genéticos le informó que sus padres eran Stella Maris y Jorge.

"Estaba en Estados Unidos cuando me dieron la noticia y en diciembre de 2015 viajé a Argentina para conocer a mi abuela. También fui al Pozo de Banfield con un amigo (Cristian) que me llevó en auto y estuvimos en la parte de afuera porque estaba cerrado, así que se me ocurrió escribir 'Gracias por buscarme' en una pared donde habían pintado 'Bienvenido nieto 118'. Tuve muchas sensaciones encontradas", expresó Martín.

Aunque le ofrecieron visitarlo por dentro, por el momento no se anima y prefiere no recorrerlo. "Ahí pasaron muchas cosas y cuando nos llevaron a los tres teníamos el destino sellado: mis padres la muerte y a mí, cambiarme la identidad, por eso siento que no me atrevo y hoy no me sumaría nada entrar. Mi abuela Delia sí lo hizo, pero como ella siempre dice 'está más curtida' y es una luchadora".

Delia Giovanola, una de las 12 mujeres fundadoras de Abuelas de Plaza de Mayo, afrontó la desaparición de su hijo Jorge y su nuera Stella. Mediante una larga e incansable búsqueda, recorrió diversos puntos del país y del exterior con la esperanza de encontrar a su nieto y a cientos de jóvenes apropiados por la dictadura cívico-militar. Otra persona clave en la búsqueda fue Virginia Ogando, hermana de Martín que falleció en 2011. La restitución fue anunciada por Abuelas el 5 de noviembre de 2015.

"La relación con mi abuela es espectacular y muy linda. Siempre hablamos por WhatsApp, nos mandamos audios y hablamos constantemente para contarnos cosas. Tiene una forma de ser divina, es puro amor y una mujer súper inteligente", enfatizó Martín con alegría y destacó que "a pesar de las desgracias, tuve la suerte de conocerla y eso me hace muy feliz así que espero tenerla por muchos años más y aprovecharla lo más que pueda".

Martín vive hace 20 años en Estados Unidos y tiene dos hijas. Una vez que conoció su verdadera historia, tomó la decisión de viajar con mayor frecuencia a Argentina. "En los últimos años estoy más en Argentina que acá y viajo constantemente. De hecho en unos días voy para allá a pasar las fiestas y me quedo un mes y medio. Me sigue aferrando tener a mis hijas en Estados Unidos pero me tira muchísimo Argentina y más aún luego de haber conocido mi identidad", señaló.

+ LOMAS
ÚLTIMAS NOTICIAS