Con 70 años, cursa la primaria y logró adaptarse a las clases online

orgullo local. La lomense Ángela Roldán comenzó la escuela en 2018 y en medio de la pandemia aprende a través de su celular. Un ejemplo de compromiso y superación. 

Ángela Roldán es una vecina lomense que ni su edad ni la pandemia la detienen para progresar. En 2018 empezó a estudiar la primaria, el año pasado juró lealtad a la bandera con su nieta y ahora, desde su casa y por medio de su celular, continúa con los aprendizajes de la Escuela N°702 de Lomas para poder lograr lo que no pudo de chica, cuando tuvo que salir a trabajar. A sus 70 años, es todo un ejemplo de constancia y superación.

El 2018 fue un año especial en la vida de Ángela: decidió dar el paso de comenzar con sus estudios primarios gracias a la insistencia de una amiga de su hija. De una familia humilde y con un total de 18 hermanos, tuvo que salir a buscar trabajo desde chica para ayudar económicamente en su casa, por lo que nunca pudo estudiar en una escuela hasta que sí lo hizo, ya de grande.

En medio de la pandemia, con la escuela cerrada y con las clases de forma virtual, Ángela hizo todo para poder continuar con los aprendizajes y no atrasarse. Con su celular, que según ella "está un poquito viejo", se conecta con los profesores para que le pasen las tareas de matemática y lengua, como así también trabajos de cocina.

En medio de la pandemia, con la escuela cerrada y con las clases de forma virtual, Ángela hizo todo para poder continuar con los aprendizajes y no atrasarse. Con su celular, que según ella "está un poquito viejo", se conecta con los profesores para que le pasen las tareas de matemática y lengua, como así también trabajos de cocina. Y no la detiene sus 70 años: "Trato de rebuscármela como puedo con el celular porque mucho no entiendo. Mi hijo viene algunos días para ayudarme, les saca fotos a las tareas y se las manda a Laura, mi docente".

Trato de rebuscármela como puedo con el celular porque mucho no entiendo. Mi hijo viene algunos días para ayudarme, les saca fotos a las tareas y se las manda a Laura, mi docente.

"Voy a buscar a una maestra particular para que me explique a hacerlo yo sola y así poder estar al día, no me quiero atrasar con el colegio", explicó Roldán, en un claro gesto de que sus ganas por aprender y pasar de año son inmensas.

"Los que estudiamos somos todos gente adulta. Todavía no terminé la primaria, me queda un año más y después voy a continuar la secundaria. Se armó un grupo muy lindo y unido", dijo la lomense.

Quiero hacer la secundaria. Voy a seguir estudiando todo lo que pueda, hasta que Dios me lo permita. Para mí significa un montón y es un esfuerzo muy grande. Por suerte me va muy bien.

Los buenos rendimientos en clase son algunos de sus logros, pero haber jurado a la bandera en el Parque Eva Perón junto a su nieta Alma Cabrera (en junio del año pasado) es otro de los momentos que quedarán para siempre en la memoria de la vecina de Villa Independencia.

"Quiero hacer la secundaria. Voy a seguir estudiando todo lo que pueda, hasta que Dios me lo permita. Para mí significa un montón y es un esfuerzo muy grande. Por suerte me va muy bien", concluyó Ángela.

+ historias lomenses
ÚLTIMAS NOTICIAS