La Unión | mundos-personales

Al Folklore, en su Día

aniversario.

La expresión “folklor” fue utilizada por primera el 22 de agosto de 1846 por William John Thoms, un arqueólogo, escritor e investigador inglés.

Este compilador de historias usó este término en un escrito publicado en la revista The Athenaeum de Londres. El concepto deriva de "folk" (pueblo, gente, raza) y de "lore" (saber, ciencia), y se conjuga como el "saber popular".

Se cree que este inglés inventó esta palabra compuesta para reemplazar otras utilizadas en ese tiempo, incluyendo palabras o frases como "antigüedades populares" o "literatura popular"

Si bien la palabra puede aparecer escrita como "folcklore", "folclore" o "folklore", la Real Academia Española optó por utilizar "folclore". Sin embargo, en el uso más generalizado se observa aquel último término.

Después de más de siglo de la irrupción de ese vocablo en Londres, el 22 de agosto de 1960 se realizó en Buenos Aires el Primer Congreso Internacional de Folklore.

El encuentro fue presidido por el prestigioso folklorólogo salteño Augusto Raúl Cortázar. El Congreso aglutinó en la capital argentina a representantes de 30 países, quienes instauraron el 22 de agosto como el Día del Folklore, tal como se celebrará una vez más este sábado.

Vueltas del destino, la fecha elegida para la celebración mundial coincide con el nacimiento de Juan Bautista Ambrosetti,  un hijo de inmigrantes italianos que llegó a este mundo en Entre Ríos en 1865.

Fue un etnólogo, arqueólogo, historiador, considerado como el “padre de la ciencia folklórica argentina“, por ser un pionero en realizar trabajos de exploración arqueológica y en dedicarse a estudios sistemáticos del folklore argentino.

Corría 1885 apenas Ambrosetti, a su 20 abriles, comienza su primera expedición al Chaco, uno de los tantos viajes donde explora el suelo argentino, las culturas, las costumbres y creencias.

Sus investigaciones más importantes fueron en los Valles Calchaquíes y la Quebrada de, ya que durante años, junto con una caravana de expertos y colaboradores, descubre y describe con lujo de detalles la ciudad prehistórica de La Paya (Salta), y el Pucará de Tilcara (Jujuy).

En 1904, Ambrosetti fundó el Museo Etnográfico de la Universidad de Buenos Aires que lleva su nombre, desde donde estimuló investigaciones etnográficas y folkóricas para el conocimiento de las sociedades indígenas y criollas contemporáneas.

Falleció con apenas 51 años y Salvador Debenedetti, nacido en Avellaneda, y Alejandro Casanova fueron sus discípulos y continuadores de su obra.

En la Argentina, y en otras partes, la palabra folklore se relaciona de inmediato con la música, tomando el término para englobar a distintos géneros, como la zamba y la chacarera.

El término también se generalizó para identificar los conocimientos y sabiduría nativos. Habla de un saber popular e incluye los bailes, la música, las leyendas, los cuentos, las artesanías y las supersticiones de la cultura local, las coplas, entre otras manifestaciones multidimensiona

Temas Relacionados
Ver más:
+ mundos-personales
ÚLTIMAS NOTICIAS