En Pehuajó, un policía apuñaló con un cuchillo a su ex pareja de 20 años. La víctima lo había denunciado dos veces y tenía una perimetral.
Dirassar, provisto con un cuchillo, hirió en varias oportunidades a la joven, ante la mirada atónita de sus amigas.
Dirassar, provisto con un cuchillo, hirió en varias oportunidades a la joven, ante la mirada atónita de sus amigas.

Un policía mató a puñaladas a su ex novia de 20 años delante de sus amigas, en el momento en el que la joven regresaba a su casa luego de festejar su cumpleaños, en Pehuajó.

El incidente se produjo el viernes por la madrugada y el autor del crimen, de 21 años, fue detenido, mientras que en las últimas horas se negó a declarar.

La víctima, llamada Bárbara Zavala, había denunciado en dos ocasiones al autor del crimen, Brian Dirassar, al que le habían puesto una perimetral.

La última de las denuncias había sido presentada por la joven alrededor de una hora antes del asesinato y la restricción de acercamiento había sido aplicada tres días antes.

Leé también:  Asesinó a puñaladas a su exmujer y lo detuvieron los vecinos

El crimen se produjo el viernes último a la madrugada en la intersección de Rivarola e Irigoyen, cuando la joven, que era hija de un policía de la Brigada de Explosivos local, había salido de una cervecería en la que había festejado su cumpleaños junto a un grupo de amigas.

En ese momento, las jóvenes se toparon con Dirassar, quien, provisto con un cuchillo, hirió en varias oportunidades a la joven, ante la mirada atónita de sus amigas.

El autor del crimen, según indicaron medios locales, tras cometer el asesinato se quedó sentado al lado del cuerpo y fue detenido.

En tanto, la joven murió por múltiples heridas cortantes luego de haber sido trasladada al hospital local.

Leé también:  Asesinan a golpes a una joven, hija de una víctima de femicidio en 2008

Según indicaron fuentes oficiales, Dirassar había solicitado la baja de la Policía, donde se desempeñaba en el Grupo de Apoyo Departamental (GAD) de Trenque Lauquen, por lo que ya estaba en proceso de ser desafectado y había entregado su arma.

El joven policía, que fue trasladado a una dependencia del partido de La Matanza, fue acusado del delito de “homicidio triplemente agravado por la relación de pareja, por ser cometido por un miembro de una fuerza de seguridad y por mediar violencia de género”, delito que en caso de ser condenado prevé una pena de perpetua.