Según un informe de la UCA, la cantidad de chicos con problemas alimenticios creció 3,4% en los últimos 12 meses. Es uno de los niveles más altos de las últimas dos décadas.
Según el Observatorio Social la mitad de los chicos del país son pobres.

Más de 1,5 millones de chicos sufren hambre en Argentina. Producto de la inflación, la devaluación y la caída del poder adquisitivo, creció del 9,6 al 13% la cantidad de niños y adolescentes que padecen problemas alimenticios, según datos del Observatorio de la Deuda Social de la Infancia de la Universidad Católica Argentina (UCA).

Los datos del informe que se difundirán recién hoy presentan un panorama preocupante: durante los últimos 12 meses 456.840 chicos se sumaron a los 1.116.160 que tenían necesidades básicas insatisfechas a fines del año pasado. Se trata de un aumento de 3,4 puntos porcentuales y uno de los niveles más elevados de la última década.

Por otro lado, la proporción de niños y adolescentes que experimentan “inseguridad alimentaria” (dificultad para acceder a los alimentos en cantidad y calidad por problemas económicos) pasó de 21,7% a 29,3%, un aumento de 7,6 puntos porcentuales. En la actualidad hay casi 3,5 millones de chicos con este problema en todo el país.

“Se calcula que la mitad de la infancia en el país es pobre en términos de los ingresos, es decir que vive en hogares que no logran reunir los ingresos necesarios para alimentarse, vestirse, transportarse."

“Se calcula que la mitad de la infancia en el país es pobre en términos de los ingresos, es decir que vive en hogares que no logran reunir los ingresos necesarios para alimentarse, vestirse, transportarse. Sin embargo, no todos los niños pobres pasan hambre”, afirmó Ianina Tuñón, una de las autoras del trabajo.

Días atrás, la UCA había informado que la cantidad de chicos de hasta 17 años que están en la pobreza había dado un salto sustancial entre 2017 y 2018: de 44% a 51,7%. Esto significa que hoy hay 6.255.700 chicos pobres. Es decir, en 12 meses cayeron 931.700 chicos a la pobreza. El número más elevado desde 2010.