“Durante una reunión de oposición que se hizo en Altamira y en donde participó un alto dirigente de la oposición, que se va a saber quién es, decidieron matar a Leopoldo López”, afirmó el presidente venezolano. La jueza Ralenis Tovar Guillén dictó la prisión preventiva de López.

lopez
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aseguró que sectores de la oposición planeaban matar a su dirigente Leopoldo López, a quien un tribunal le dictó la prisión preventiva, mientras se reportaban disturbios en varias zonas de Caracas.

“Durante una reunión de oposición que se hizo en (el barrio caraqueño) Altamira y en donde participó un alto dirigente de la oposición, que se va a saber quién es, decidieron matar a Leopoldo López”, afirmó Maduro anoche en un mensaje por la cadena nacional de radio y televisión.

“Este fascista que hemos detenido y que está a buen resguardo en una cárcel, él debe responder por haber llamado al golpe de estado”, agregó el mandatario en su discurso, pronunciado en el palacio presidencial de Miraflores.

Paralelamente, la jueza Ralenis Tovar Guillén dictó la prisión preventiva de López, a quien el fiscal Franklin Nieves imputó por la presunta comisión de nueve delitos, incluido “homicidio intencional calificado ejecutado por motivos fútiles en grado de frustración” y “terrorismo”, informó el canal Globovisión.

López permanecerá recluido en la cárcel militar Ramo Verde, en Los Teques, la capital del estado Miranda vecino a Caracas, adonde había sido llevado el martes, luego de que se entregara ante la orden de captura que se había emitido en su contra el 12 de este mes.

El líder del partido socialdemócrata Voluntad Popular (VP) iba a prestar declaración anoche en la misma prisión castrense, luego de que el trámite se postergara dos veces a lo largo del día y se cambiara su sede, pues inicialmente iba a ser llevado para ello al Palacio de Justicia, en el centro de la capital.

La jornada de ayer fue la primera en ocho días en que no hubo concentraciones organizadas ni del oficialismo ni de la oposición en Caracas, aunque sí varias pequeñas protestas opositoras en distintas zonas.

Por la noche, el alcalde de Chacao -uno de los cinco municipios en que se divide la capital-, Ramón Muchacho, reportó en Twitter que percibía “intensa actuación de los cuerpos de seguridad del Estado” y “mucho gas y detonaciones en (los barrios) Altamira, Los Palos Grandes y Casco de Chacao”.

La tensión había aumentado a partir del mediodía, cuando se supo que Génesis Carmona, estudiante de marketing y modelo de 21 años, falleció tras pasar 24 horas en estado crítico debido a un disparo que recibió en la cabeza el martes, mientras participaba de una marcha opositora en Valencia, la capital del estado Carabobo.

La lista de muertos pareció ampliarse por la tarde, cuando el ministro de Interior y Justicia, general Miguel Rodríguez Torres, reportó el fallecimiento de un militante oficialista en Puerto Ordaz, estado Bolívar, en un incidente en el que también quedaron cuatro heridos.

Sin embargo, el gobernador de Bolívar, general Francisco Rangel Gómez, confirmó después que las cinco personas resultaron heridas cuando una manifestación chavista fue atacada a balazos y pedradas desde una torre, en un hecho por el que las autoridades detuvieron a 16 personas.

Fuera de Caracas se repitieron demostraciones más grandes, de ambos sectores y no exentas de disturbios, en varias ciudades.

En Maracaibo, segunda ciudad del país y capital del estado Zulia, la policía provincial dispersó con gases lacrimógenos y balas de goma una manifestación de estudiantes opositores.

Por otra parte, el presidente de la Comisión de Política Interior de la Asamblea Nacional (parlamento), el chavista Elvis Amoroso, anunció que ese cuerpo investigará los hechos de violencia de los últimos días, incluso “si hubo violación de los derechos humanos por parte de los organismos de seguridad del Estado”.

Paralelamente, la Mesa de Unidad Democrática (MUD) que nuclea a 29 partidos opositores anunció que el sábado próximo realizará una gran movilización para reclamar al gobierno el desarme de los grupos de civiles armados que participaron de los disturbios de los últimos días.

Asimismo, autoridades judiciales informaron la detención de un ciudadano acusado de haber sido quien el lunes pasado atropelló con su automóvil a un grupo de manifestantes que intentaban impedir su paso, matando a uno de ellos -el único de los seis fallecidos que no lo fue por herida de bala- y lesionando a otros cinco.