De los campeonatos de barrio a la prueba en el Gasolero, el delantero habló de sus inicios en el fútbol y los consejos que le dio otro ex goleador y que le sirvieron con el paso del tiempo.
Luis López recordó sus primeros pasos en el fútbol y en Temperley.

Luis López está muy ligado a Temperley. Fue el club que le abrió las puertas y al que luego volvió después de un breve paso por Almirante Brown para llevar al Gasolero a Primera División.

El Animal, como se lo conoce, pasó por el IG Live de Solo Ascenso repasando su carrera y narró los comienzos: "Me inicié jugando en el potrero. Mi último paso en Talleres de Escalada, por una lesión, me dejaron un poco de lado. Con rencor, con bronca, decidí dejar. Ahí me encontré con campeonatos de barrio, de acá a allá, por todos lados", dijo.

Leé también:  Vivir la cuarentena dentro del club: la experiencia de dos futbolistas de Temperley

"Y en un campeonato de frigoríficos, por un contacto de amigos, fuimos a jugar al fondo de Temperley, por Pasco y Salta”, añadió. “Se acercó Franco Morrone (colaborador del Gasolero), un muchacho que me ayudó mucho a llegar a Primera División. Me propuso probarme en Temperley. Yo no quería saber nada, por rencor con el fútbol, no quería entrenar más, no quería jugar más”, explicó el delantero, de presente en Atlanta.

En Temperley lo recibió Walter Céspedes: "En la primera prueba, hago dos goles en ese partido, éramos muchísimos a prueba y Walter quedó encantado, me miró de otra forma. Me hizo ir al próximo martes, hago un gol y me sacó a un costado y me dijo que los chicos de Cuarta venían de vacaciones y arrancaban a entrenar, me dijo ‘andá, ponete en el fondo y entrená con ellos’. Una vergüenza”, agregó el punta de 32 años.

Leé también:  Temperley suma dos nuevas bajas al plantel

Y culminó: “Me costó a lo primero porque soy vergonzoso, pero había chicos que también habían quedado y eso me ayudó para entrar en calor también”.

En otro tramo de la charla, explicó los consejos que le brindó El Indio Bazán Vera. “Me llevaba hasta al área y me explicaba desde donde la tenía que picar, donde pegarle fuerte cruzado, desde acá levanta la cabeza y es al primer palo, cosas que me fueron quedando muchísimo para ir creciendo en lo personal”, aseguró López.