Silvina Basilio es psicóloga social y profesora del taller de memoria que dicta PAMI en centros de jubilados de Ezeiza. Durante esta etapa de aislamiento social continúa el contacto a través de grupos de WhatsApp. "Ellos esperan la hora de nuestro encuentro virtual", aseguró.
en el taller de la memoria antes de la cuarentena.
en el taller de la memoria antes de la cuarentena.

"Son mis niños", es lo primero que dice con mucho amor, Silvina Basilio (48) respecto a sus alumnos adultos mayores que son parte de los talleres de memoria y reflexión que hace tres años se dedica a coordinar en cuatro centros de jubilados de Ezeiza. En el marco de la cuarentena obligatoria el contacto con sus "niños" de PAMI se modificó y hoy realizan los ejercicios a través de un grupo de WhatsApp que se activa todos los días a las 17.

"Estamos en un momento de aprendizaje mutuo donde noto que los adultos mayores necesitan más contención y atención que antes", señaló Basilio, que además es psicóloga social y atiende de manera virtual a sus pacientes.

Cuando comenzó la cuarentena, Silvina advirtió preocupación en sus alumnos: "Había mucha incertidumbre, angustia, no se animaban a pedir ayuda, pero ahora ya están disfrutando de nuestros encuentros. Ellos saben que el grupo es un espacio de pertenencia, donde se pueden explayar sin problema", contó y agregó que algunos hasta le pidieron sumar algún conocido al grupo.

Leé también:  La importancia de donar sangre para los vecinos de Un Grito de Juventud

Aunque en un principio la idea era hacer sólo una clase por semana, la profesora sintió que debía estar ahí a las 17 de lunes a viernes: "Ellos me esperan ansiosos para saber cuál será la consigna del día y la verdad que en cada grupo logramos que este contexto adverso -en el que todos estamos inmersos- se convierta en textos sumamente enriquecedores porque me he encontrado con tremendos escritores, con verdaderos artistas que se esmeran y me sorprenden todos los días. Antes costaba llenar cuatro renglones y ahora los tengo que parar".

Silvina también tuvo que adaptar esas clases que hacía en el centro de jubilados, donde muchas veces la oratoria era protagonista, al grupo de WhatsApp y no fue nada fácil. "Al principio no sabían cómo enviarme las tareas, pero lo más hermoso de esas dificultades es que ellos mismos comenzaron a ayudarse. Por eso hacer esta labor me llena el alma porque se genera un efecto hermoso, también entre ellos porque el reconocimiento de un compañero ayuda a la autoestima".

Leé también:  Así fue el robo que sufrió el personal de Prefectura Naval en la planta Transmisora de Ezeiza

Con respecto al riesgo que corren los adultos mayores en medio de esta pandemia del Covid-19, la profesora aseguró que ellos son conscientes de ello: "A veces me dicen que los espere porque justo les llegó el pedido de las compras que le hicieron a algún vecino o familiar y lo están por desinfectar".

Que la profe les preste atención es algo que se repite en cada grupo que coordina la psicóloga: "Necesitan que personalice, que yo esté atenta a ellos porque así se sienten más seguros, contenidos, y yo feliz de hacer cada devolución porque me leo todo lo que envían. Todos se esmeran por recibir un 10", dijo, y contó que a través de esta clase de talleres que brinda PAMI lograron que baje considerablemente la cantidad de adultos mayores que asistían al psiquiatra.

"Es un lugar de contención y una linda forma de hacer terapia, cada psicólogo social tiene su impronta, yo voy a la raíz, porque intento que saquen todo de ellos porque es sanador, concluyó.

Para ver las actividades online que ofrece PAMI en el contexto de cuarentena obligatoria entrar en: Comunidad PAMI.