El titular de la Diócesis fue uno de los espiados por el Gobierno de Mauricio Macri. Sacerdotes, diáconos y múltiples espacios de la Iglesia le manifestaron su apoyo.
Lugones es presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social y tiene vínculos con el Papa Francisco.

Sacerdotes, diáconos y múltiples espacios de la Iglesia expresaron su solidaridad con el Obispo de Lomas, monseñor Jorge Lugones, quien sufrió espionaje ilegal durante el Gobierno de Mauricio Macri.

"Queremos expresar nuestra total solidaridad y comunión con nuestro obispo. Este hecho, impropio en cualquier democracia, nos invita a reflexionar y a reclamar por la verdad y la justicia para nuestro obispo y demás victimas de tan lamentable situación. Sobre todo en estos momentos en los que se hace necesaria, más que nunca, la solidaridad que construye la unidad y que nos permite superar divisiones", señalaron los obispos auxiliares lomenses, monseñor Jorge Torres Carbonell y monseñor Ignacio Medina, y los párrocos y vicarios de las comunidades de la Iglesia.

La Iglesia diocesana en su conjunto -compuesta por el Consejo de Pastoral, el Departamento de Laicos, los diáconos y la Pastoral de Juventud -también le manifestaron su apoyo. "Repudiamos todo intento de violación a la privacidad personal de todo ciudadano en cualquier forma y con cualquier método, y deseamos que este hecho lamentable y no propio de una democracia nos ayude a reflexionar en nuestro compromiso por la verdad y la justicia", expresaron desde el Consejo de Pastoral.

Lugones a su vez es presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social y tiene vínculos con el Papa Francisco. Junto a él, hay otros curas que figuran en lista de espiados por la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) macrista.

“Las escuchas ilegales realizadas a varias personalidades de nuestro pueblo, y en particular a Jorge Lugones, merecen nuestro mayor repudio. El respeto a la conciencia y la intimidad personal es algo que nuestra Constitución y tradición democrática han consagrado desde los orígenes de nuestra Nación", remarcaron los miembros del Departamento de Laicos, y enfatizaron que "estos ilícitos se hacen mucho más repudiables si fueron alentados o dirigidos por gobernantes o personas cercanas al poder".

La Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina y el obispo de Morón, monseñor Jorge Vázquez, se mostraron en línea con los mensajes de apoyo y pidieron que se avance con la investigación a cargo del Juzgado Federal N°1 de Lomas, donde ya estuvo la vicepresidenta, Cristina Fernández, para interiorizarse sobre la causa de la que fue víctima.

Desde la oficina de Prensa del Obispado de Lomas indicaron que Lugones "está al tanto de la situación y esperará la información de la Justicia para luego determinar si se presenta como querellante en la causa".