Según un estudio, los tarifazos ya afectan a varios factores del consumo y los argentinos padecen las consecuencias.
el consumo en caída libre.
el consumo en caída libre.

Además del dato que ya se usa mucho menos el automóvil por el aumento de las naftas, también se agrega que casi todos los indicadores en el consumo caen como los servicios, pero también alimentos como la carne y la leche.

Según un estudio de la consultora internacional GIPA, el conductor argentino ya utiliza menos el auto. Desde 2012 se contabiliza una pérdida de más de 2.500 kilómetros promedio al año por los tarifazos. En septiembre, los indicadores sobre el consumo de carne fueron alarmantes. La caída histórica fue en 2016 cuando se calculó 55,3 kilos anuales por habitante. A su vez, el sector lácteo fue afectado porque ya se toma un 21% menos que en 2016. A su vez, la ingesta de lácteos cayó a niveles récords, las más bajas en 16 años.