Agustín Salvia, director del Observatorio de la Deuda Social, advirtió que el proceso de deterioro social "aún no llegó a su techo" y que lo peor podría verse en los próximos meses.
Cuando asumió Macri la pobreza era del 29%, según datos de la UCA.

El director del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), Agustín Salvia, advirtió este martes que la pobreza podría alcanzar al “39 o 40%” de la población a fin de año porque “no hay un horizonte de crecimiento” y las políticas “son insuficientes” para mejorar la situación en los próximos meses.

“El índice anunciado ayer (por el Indec) no sorprende, lamentablemente. Venimos de esta tendencia y la reciente devaluación y estancamiento van a generar un panorama mucho peor, más allá de que la situación se estabilice”, comentó el especialista.

Según datos oficiales, en el primer semestre del año, el índice de pobreza pegó un salto de 8,1 puntos en términos interanuales y trepó al 35,4% contra el 27,3% del mismo período del año anterior. Esto significa que proyectando las áreas urbanas y rurales de todo el país la situación afecta a alrededor de 15.800.000 personas.

Leé también:  El plan de Fernández contra el hambre comprenderá a ocho millones de argentinos

Estos niveles registrados estuvieron por encima de los guarismos los del segundo semestre de 2018, cuando el nivel de pobreza alcanzó el 32% y la indigencia el 6,7%.

“Estamos atrapados en el estancamiento. Los hogares no le pueden responder a la inflación con más trabajo que le permitan compensar el efecto inflacionario”, evaluó Salvia hoy en declaraciones en Radio La Red, tras conocerse las cifras oficiales.

Para el especialista, “todos nos emprobrecimos”, pero los sectores vulnerables aún más. “Las clases medias bajas que no habían conocido la pobreza desde 2001/2002, que habían logrado salir de esa situación, han vuelto a caer en esta situación”, graficó.

Leé también:  Durante el Gobierno de Macri se duplicó la cantidad de personas que sufre hambre

En este panorama, comparando la situación actual con lo que sucedió en 2001, Salvia comentó que en aquel entonces “había un horizonte de crecimiento y de salida”, en contraposición con el momento actual, donde “no hay certidumbre de la salida.

“Estamos lejos de esa situación de 2001 pero la diferencia está en el piso que deja cada una: el 2001 dejó condiciones de reactivación muy rápidas y las condiciones internacionales eran muy favorables, ese viento de cola. Todos nos emprobrecimos pero había un campo muy amplio de crecimiento, un horizonte importante de crecimiento que aprovechó el gobierno kirchnerista”, indicó Salvia.

En cambio “en este contexto no está ocurriendo, no tenemos un horizonte de crecimiento, oxigeno; ahora no hay muchos recursos, hay muy pocas chances de generar incentivo para reactivar rápidamente”, evaluó.