Dujovne visita a Lagarde en Washington: intentará negociar la ampliación del margen de acción y la limitación de la volatilidad excesiva. El objetivo es intentar contener la posibilidad de estallido social y amortiguar la crisis económica.
El Gobierno, dependiente del organismo internacional. En dos semanas recibirán un nuevo desembolso.

Mientras el dólar sigue escalando, con gran posibilidad de llegar al techo de los $50 este año, el ministro de Economía Nicolás Dujovne llegó a Washington para reunirse con la directora general del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde. El objetivo: renegociar la deuda que pidió el Gobierno para alivianar la situación de crisis y pedir respaldo político.

En dos semanas, se aprobará el cuarto desembolso del acuerdo por más de U$S10.800 millones, uno de los motivos de la visita es la consulta sobre la implementación de políticas que fueron vedadas tras la firma del Stand-By.

Leé también:  Vecinos de Lomas se unieron contra el tarifazo del Gobierno

Lo cierto es que el programa de ajuste comprometido para acceder al crédito restringió los grados de libertad para implementar políticas económicas y cualquier cambio que implique un desvío en los términos del acuerdo requiere una autorización desde el organismo multilateral.

El incremento anticipado en la Asignación Universal por Hijo (AUH) anunciado por Mauricio Macri en la Asamblea Legislativa se inserta en esa lógica. La expansión en el gasto fue consultado con la última misión del Fondo, ya que demanda una inversión adicional a la que hubiera sido necesaria.

Dujovne intentará negociar con Lagarde la ampliación del margen de acción y la limitación de la volatilidad excesiva. Sin embargo, el panorama resulta cada vez más sombrío: cuando se concrete el nuevo desembolso, Macri habrá recibido en tan solo doce meses 68 de cada 100 dólares del préstamo. En tanto, el próximo giro de fondos será de U$S5.390 millones y está previsto para junio.

Leé también:  Macri descansa en el fin de semana largo