Así lo aseguró el Banco Central en el informe de Política Monetaria que publicó este lunes.
La crisis de consumo es una de las más grandes de los últimos años.

El Banco Central destacó que "comparada con los episodios anteriores, la recesión económica que atraviesa el país es la de mayor duración desde 2001/2002". La caída de la actividad lleva diez trimestres consecutivos y una contracción del PBI cercana al 8%.

El BCRA analizó la evolución macroeconómica en su Informe de Política Monetaria y el panorama que planteó no es para nada alentador: la actividad "se encuentra en niveles similares a los de 2010 y por debajo de los mínimos observados entre 2011 y 2017".

En términos del PBI, "el consumo de las familias alcanzó el 71,3% en el tercer trimestre de 2019", es decir, exhibió "un descenso de 4,7 puntos porcentuales respecto del máximo y representó la mayor caída de la serie iniciada en 2004", precisó la entidad monetaria.

La tasa de inversión sufrió una "caída comparable a la observada en la crisis de 2008/2009": se redujo a 17,4% del PBI desde 21,7% en el cuarto trimestre de 2017.

Sin embargo, resaltó el Banco Central, "la gran diferencia entre la retracción de la inversión en la recesión actual y la de 2008/2009 es su duración". "En la recesión económica actual la inversión bruta continúa cayendo en el décimo trimestre luego de su inicio, mientras que en 2008/2009 había comenzado a recuperarse cinco trimestres después del pico", recordó.

El grado de subutilización de la capacidad instalada y del empleo, concluyó el BCRA, "denota la magnitud de la crisis iniciada en 2018" y revela "un margen considerable desde el punto de vista de la oferta para una recuperación de la actividad, traccionada por un aumento de la demanda agregada en un entorno de mayor estabilidad cambiaria y financiera".