El expresidente brasileño aseguró que seguirá "luchando por el pueblo".

Después de 580 días de encierro, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva​ dejó la cárcel de Curitiba luego de que el titular del juzgado penal Nº 12, Danilo Pereira Júnior, aceptara el pedido de la defensa tras el fallo adoptado por el Supremo Tribunal Federal de Brasil.

El líder histórico de la izquierda salió sonriente de la sede de la Superintendencia de la Policía Federal, donde cumplía condena desde abril de 2018. "¡Lula libre!¡Lula libre!", gritaban sus seguidores. El exmandatario, vestido de traje, fue directo a a abrazarlos.

La histórica imagen de su liberación quedó retratada por fotógrafos de todas parte del mundo. En la imagen Lula sostiene una bandera junto a la presidenta del Partido de los Trabajadores, Gleisi Hofman; el ex candidato presidencial del PT, Fernando Haddad, y sus abogados Cristiano Zanin Martins y Valeska Martins.

Leé también:  “Lomas Baila Brasil” llega a la Plaza Grigera

En un acto casi íntimo con quienes lo acompañaron durante todo este tiempo, Lula sentenció: "Salí para seguir luchando por el pueblo brasileño".

"Mucho tiempo pensé en el día de hoy, en que no podría estar aquí con ustedes", confesó el ex presidenta ante los militantes que mantuvieron la campaña por la libertad del líder político frente a la Superintendencia de la Policía Federal de Curitiba.

Ustedes fueron el alimento de la democracia", agradeció y aseguró que eso le permitió "resistir la canallada que el Estado brasileño hizo conmigo y con el pueblo brasileño".

El líder del PT apuntó contra el actual gobierno brasileño y el Ministerio Público por "buscar criminalizar a la izquierda, al Partido de los Trabajadores y a mí".

Leé también:  “Lomas Baila Brasil” llega a la Plaza Grigera

"Salgo de aquí a los 74 años con un corazón en el que solo hay espacio para el amor, el amor va a vencer en este país", aseguró. También criticó al ex juez Sergio Moro, quien lo condenó en primera instancia, y que ahora es ministro de Justicia de Jair Bolsonaro.