La actividad cayó un 6,1% en el segundo semestre y cerró 2018 con una baja de 2,5%.
Cuestionaron las políticas implementadas por el Gobierno nacional.
El setor sufrió el impacto de la caída del consumo y la recesión.

La producción de la industria pyme cayó en diciembre un 5,9% en relación al mismo periodo de 2017 y cerró un año para el olvido: con una baja acumulada del 2,5%.

La recesión y la caída del consumo impactaron de lleno en la actividad en el sector. Según datos de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) solo el 34% de las empresas relevadas terminó el último mes de 2018 con rentabilidad positiva.

La performance de la industria pyme el año pasado fue de mayor a menor influenciado principalmente por la escalada del dólar y retracción de la actividad económica: en el primer semestre la producción creció 1,2% anual y en el segundo cayó 6,1%.

Leé también:  El consumo cayó más de un 10% y continúa en caída libre

Las perspectivas de los empresarios no son optimistas hacia delante. El 19,6% cree que la producción continuará cayendo y el 41% que se mantendrá sin cambios. El resto no observa una tendencia definida en el rumbo de la demanda, según explican.

Ante esta situación la Unión Industrial Argentina le presentó al Gobierno 35 medidas para “dinamizar la actividad industrial en un contexto de fuerte caída en el sector”.

Las propuestas se agruparon en seis ejes: Ley Pyme, Tributario, Financiamiento, Potenciación del Mercado Interno, Intercionalización y Exportaciones y Costo Energético.