Desde la Comisión Episcopal de Pastoral de la Salud consideraron que “se instala el aborto libre” y que “es peor que la ley que quisieron promulgar en 2018”.
“No sorprende porque el ministro González García es abortista”, señaló Bochety
“No sorprende porque el ministro González García es abortista”, señaló Bochety.

La Iglesia criticó la puesta en marcha del protocolo de interrupción legal del embarazo (ILE), al afirmar que “se instala el aborto libre”, y consideró que “es peor que la ley que quisieron promulgar en 2018”.

El presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral de la Salud, Alberto Bochatey, se expresó así tras la publicación en el Boletín Oficial del nuevo protocolo que había anunciado el ministro de Salud, Ginés González García.

No sorprende porque el ministro González García es abortista y ya había advertido que no iba a entrar en una discusión por la ley, sino promulgar el protocolo vía ministerio y obligar a las provincias a que se adhieran. Y así ya se instala el aborto libre en la Argentina”, señaló Bochatey.

Leé también:  González García: "Va a ser legal la interrupción del embarazo"

En declaraciones a la Agencia Informativa Católica (AICA), el obispo criticó que el nuevo protocolo habilite el aborto a partir de los 13 años porque “las niñas de esta edad podrán hacerlo incluso sin el consentimiento de sus padres” y agregó: “Esto es peor que la ley que quisieron promulgar en 2018, que lo aceptaba desde los 14 años”.

“La táctica es clarísima y era muy previsible, evitando que se genere todo tipo de discusión y un debate democrático. Y la ciudadanía argentina no está a favor del aborto, como quedó demostrado democráticamente en el Parlamento, en 2018”, fustigó Bochatey.

Por otra parte, el prelado criticó que el protocolo ILE “avala muchos otros factores que no tienen que ver con riesgos de vida o de violación” al momento de solicitar la interrupción de un embarazo.

Leé también:  Por ahora, hay más votos en contra que a favor del aborto en el Senado

Bochatey cuestionó también que incluya la actualización de medicamentos y una nueva droga, la mifepristona, que según subrayó no está aprobada por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat). “A nivel internacional se utiliza la asociación de esta droga con el misoprostrol para aumentar la eficacia del aborto y disminuir los efectos secundarios”, indicó.