La Comisión de Grupos de Interés del Fútbol de la entidad emitió un documento que se centra en tres puntos fundamentales.
La FIFA tomó medidas por los contratos de los jugadores que caducan a mitad de año.

Ante la incertidumbre que reina en el mundo del fútbol por el parate de los campeonatos y la finalización de los contratos a mitad de año, la FIFA propuso este martes que los mismos se amplíen hasta el final de la temporada, en el marco de una serie de recomendaciones que emitió para afrontar las consecuencias jurídicas por la suspensión de la actividad.

El documento fue elaborado por la Comisión de Grupos de Interés del Fútbol de la FIFA, que está integrada por representantes de clubes, jugadores, ligas, federaciones nacionales y confederaciones.

La FIFA se centra puntualmente en tres puntos: vencimiento de contratos de futbolistas, estrategias para que se puedan cumplir los vínculos y períodos de transferencia.

En primer lugar, la FIFA propuso que "que los contratos se amplíen hasta el momento en el que realmente termine la temporada". Esto quiere decir que si un futbolista terminaba su contrato el 30 de junio pueda extender su vínculo hasta que la asociación local defina cuándo será el fin de la temporada.

Algo similar sucederá con los contratos que ya están firmados y la FIFA dispuso que "su entrada en vigor" se posponga "hasta el inicio real" de la próxima temporada.

En cuanto a los contratos en vigencia, la máxima entidad del fútbol mundial "recomienda encarecidamente" a las dos partes, clubes y futbolistas, que "colaboren para llegar a acuerdos y encontrar soluciones durante el período de suspensión de la actividad futbolística".

En caso de que la FIFA deba intervenir en un futuro conflicto tendrá en cuenta los siguientes puntos: la existencia de un intento genuino por parte del club de llegar a un acuerdo con los jugadores; la situación económica del club; la proporcionalidad de las adaptaciones a los contratos de los jugadores; los ingresos netos de los jugadores después de adaptar los contratos, y el trato igualitario a los jugadores.

En cuanto a la ventana de transferencias, que generalmente tiene su pico máximo a mitad de año, la FIFA aclaró que "será flexible y permitirá el aplazamiento" del período de compras y ventas.

En relación al retorno de la actividad, FIFA no tendrá injerencia y cada federación lo deberá definir con su autoridad sanitaria.