Es un 72,5% más que los valores que se manejaban en 2015, cuando asumió Mauricio Macri.

La deuda externa de Argentina sigue creciendo a pasos agigantados acercándose a los US$284.000 millones, según los últimos datos difundidos por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). Si se divide la deuda total por la cantidad de habitantes del país (la población proyectada estimada hasta julio de 2019 alcanza las 44.938.712 personas), el resultado es que cada ciudadano debe a organismos internacionales y acreedores privados unos US$6.310, un 72,5% más de los US$3.658 de diciembre de 2015, cuando en el país vivían 43.131.966 personas.

La situación de recesión sumada a la devaluación post electoral agravó la ecuación
La situación de recesión sumada a la devaluación post electoral agravó la ecuación

Como Argentina no imprime dólares sino que estos llegan a través del comercio exterior, la situación de recesión sumada a la devaluación post electoral agravó la ecuación porque cada vez se necesitan más pesos para pagar. Es decir, que si la cuenta se hace en pesos al tipo de cambio actual, cada ciudadano del país tiene una deuda de $378.604.

Leé también:  Lacunza: "El desembolso del FMI se concretará este año"

La deuda externa total creció 8,4% interanual al término del segundo trimestre hasta alcanzar los US$283.567 millones. Esos datos indican que la deuda externa creció un 79% en dólares desde enero de 2016, en el arranque de la administración de Mauricio Macri, cuando se encontraba en US$157.792 millones.

A fin del segundo semestre del año el 62% de la deuda corresponde al gobierno, el 26% a sociedades no financieras, hogares e instituciones sin fines de lucro, el 8% al Banco Central, el 2% a las sociedades captadoras de depósitos y el 1% a otras sociedades financieras.