La Justicia condenó a Santiago Silvoso, que en 2015 manejaba borracho y pasó el semáforo en rojo. El nivel de alcohol en sangre era tres veces mayor al permitido.
“Lamento la situación: somos dos familias destruidas", dijo Silvoso.

El Tribunal Oral en lo Criminal N°24 condenó a Santiago Silvoso a tres años de prisión por atropellar en estado de ebriedad y dejar en estado vegetativo en 2015 a Macarena Mendizábal. Ocurrió en Ramos Mejía, en 2015.

Macarena estudiaba en la UCA y el 5 de abril de 2015, cuando tenía 21 años y había ido a bailar a un boliche de la Costanera Norte, sufrió un accidente que la dejó en estado vegetativo.

“El delito quedó como lesiones gravísimas, esto es una locura. Creemos que esto no fue justo, nos queda un sabor a nada, tres años nos parece nada comparado con todo lo que viene pasando con Macarena: yo le prometí a mi hija que voy a hacer Justicia y voy a apelar a donde tenga que apelar”, dijo Adriana Aruj, madre de Macarena.

Su familia esperaba una condena de 10 años y el cambio de carátula: que se agregara la figura del dolo eventual, "porque hubo una intención por parte de este tipo”.

Leé también:  Hallaron muerta a una joven en un descampado y detuvieron a su novio

Macarena había ido a bailar la noche de la tragedia. Cuando salía se subió a su Gol blanco con un amigo, al que le dio las llaves. Ella se se sentó en el asiento del acompañante. Al cabo de unos pocos metros recorridos, Santiago Silvoso, en su Honda Civic, no paró en el semáforo rojo y los chocó a toda velocidad.

Silvoso argumenta que él no fue responsable de la maniobra: “Siempre estuve a derecho y hoy espero que haya una correcta administración de la Justicia. Fuimos dos las personas que colisionamos y la persona que se mandó la maniobra equivocada fue otra, y esa persona no está acá”, dijo el acusado antes del veredicto.

“Lamento la situación: somos dos familias destruidas. Todos los días pienso en este hecho, me pregunto cómo duerme tan tranquilo en su casa y no tiene la valentía de decir lo que pasó. Es lo único q tengo para decir, espero que esta persona, que me echa todas las culpas a mi, pueda dormir”, cerró Silvoso.

Leé también:  Imputan a Bullrich por persecución

Silvoso, que tenía tres veces más del alcohol en sangre permitido para conducir según un test realizado en la Comisaría N°51, no sufrió heridas.

Macarena recibió un golpe en la cabeza que le provocó una lesión cerebral grave. Tuvieron que operarla varias veces pero nunca despertó: está en estado vegetativo desde entonces. Su familia debió mudarse para poder internarla en su casa, en donde oscila entre el respirador y la sedación.

Para los abogados de la familia de Macarena, Silvoso estaba alcoholizado el día del choque. Además, era piloto de autos, competía e intentó tener una carrera profesional en el automovilismo. Los testigos declararon que "venía zigzagueando" y que se "quedó estático" después de chocar.