La ceremonia será este jueves, frente al edificio ubicado en Pasteur al 633, en el barrio porteño de Once. La consigna será "85 vidas arrancadas, 25 años de impunidad".
Un hecho sobre el que todavía no hay condenados, a pesar de las pruebas que tiene la Justicia.

Bajo la consigna “85 vidas arrancadas, 25 años de impunidad”, la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) volverá a reclamar el próximo jueves justicia en un nuevo aniversario del atentado de 1994 que causó 85 muertes y dejó cientos de heridos.

Como todos los años, frente al edificio de la sede mutual, ubicada en la calle Pasteur al 633, se armará un escenario central en el que se recordará a las víctimas. El acto comenzará luego de que suene la alarma a las 9.53, hora exacta en la que ocurrió el atentado.

La ceremonia estará conducida por el periodista Fernando Bravo y contará con las palabras del presidente en ejercicio de AMIA, Ariel Eichbaum, y del doctor Florentino Sanguinetti, director del Hospital de Clínicas al momento de la explosión.

Otra de las oradoras de la jornada será Sofía Guterman, madre de Andrea, quien estaba en la institución buscando trabajo cuando ocurrió el ataque terrorista por el que murió.

Se espera la presencia de familiares de víctimas fatales y sobrevivientes del atentado, autoridades nacionales, provinciales y de la ciudad, representantes diplomáticos, dirigentes comunitarios, y referentes del ámbito político y judicial, entre otros.

A un cuarto de siglo de un hecho que marcó la historia argentina, la AMIA volverá a reclamar justicia por este hecho, por el cual todavía no ha condenados.

“La investigación judicial ha demostrado que la autoría intelectual y material de este salvaje atentado provino de la República Islámica de Irán que, hasta hoy, se ha negado en forma permanente a entregar a los sospechosos, que tienen alertas rojas de Interpol, para que puedan declarar bajo todas las garantías legales de un país democrático como la Argentina”, lamentó Eichbaum al respecto.

Para el viernes, la Cancillería argentina tiene programado un homenaje para recordar este ataque, del que participaría el secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, en el marco de su breve visita a Buenos Aires.