Ya tiene fecha el juicio para determinar la culpabilidad de los acusados que asesinaron a Marcela Coronel el 28 de mayo de 2018 dentro de su casa del Partido de Almirante Brown.
Los hermanos Guevara comenzarán a ser juzgados el mes próximo.
Los hermanos Guevara comenzarán a ser juzgados el mes próximo.

El juicio para determinar los detalles respecto al femicidio de Marcela Coronel, la enfermera que fue hallada muerta en su casa de Longchamps ya tiene fecha de juicio. A partir del 18 de agosto se juzgará a los hermanos Gabriel "Gabito" Guevara, quien era pareja de la víctima, acusado de ser el autor del crimen y Pablo Daniel Guevara, considerado partícipe del hecho.

El femicidio de Coronel fue descubierto luego de que su hija de un año y medio fuera abandonada en la localidad de Burzaco. Los vecinos llevaron a la pequeña a la Comisaría de la Mujer y la Familia de Almirante Brown, donde permaneció hasta que se reencontró con su padre, Gabriel.

Leé también:  Fiorito: mató a su expareja y le otorgan la prisión domiciliaria

Tras el reencuentro, comenzaron la búsqueda de la mujer, encontrada más tarde sin vida en su vivienda de la calle Roberto Arlt 3500 en Longchamps.

Su cuerpo estaba envuelto en una frazada adentro de un galpón, y la autopsia reveló que presentaba tres hachazos en la cabeza, signos de estrangulamiento con un lazo y asfixia.

La fiscal Marcela Juan, de la Unidad Funcional de Instrucción 2 de los Tribunales de Lomas de Zamora especializada en violencia de género imputó primero a su pareja, acusado de "homicidio calificado por el vínculo, por alevosía y por haber sido perpetrado por un hombre contra una mujer mediando violencia de género".

Sin embargo, la investigación giró en torno a la teoría de que el presunto femicida habría contado con la ayuda de su hermano Pablo, imputado desde entonces por el delito de "homicidio calificado por alevosía", al ser considerado cómplice.

Leé también:  Encontraron muerto en su celda al acusado de haber asesinado a un empleado de una financiera

Para la fiscal, la enfermera "se encontraba en una situación de indefensión", dado que su pareja "previamente le había propinado una feroz golpiza en diferentes partes del cuerpo".

Sobre el cuñado de la mujer, se presume que "brindó a su hermano Gabriel Guevara una cooperación en la ejecución del hecho antes descripto, de carácter secundario, toda vez que su aporte no ha sido necesario para que el hecho se consume", dice la elevación a juicio.