Dos hombres serán juzgados desde este lunes como acusados de haber violado en 2013 a una joven de 18 años en un departamento del partido bonaerense de Quilmes tras haber ido juntos a un boliche.
sucedió a la salida el local Buró en Quilmes.
sucedió a la salida el local Buró en Quilmes.

Los imputados, de 35 y 37 años, serán enjuiciados por el delito de "abuso sexual con acceso carnal" ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Quilmes, integrado por los jueces Fernando Celesia, María Cecilia Maffei y Marcela Vissio.

Fuentes judiciales informaron que la fiscal a cargo de la acusación será Mariel Calviño, quien escuchará los testimonios de dos amigas de la víctima, ya que ella no podrá declarar dado que el peritaje psicológico determinó que no era conveniente que lo hiciera.

El hecho que se ventilará en el debate oral ocurrió el 2 de junio de 2013 cuando la joven -que por entonces tenía 18 años- estaba junto a sus amigas y cerca de la 1.30 fueron a un bar de la zona de Quilmes.

Según las fuentes, uno de los acusados le avisó a la chica, a la que había conocido dos meses antes, que estaba en el boliche Buró ubicado en Leandro N. Alem entre Lavalle y Almirante Brown, en pleno centro comercial quilmeño.

Leé también:  Piden 24 años de prisión para Jonathan Fabbro, acusado de violar a su ahijada

La joven y sus amigas fueron a ese lugar cerca de las 2 y se encontraron con los imputados, tras lo cual comenzaron a tomar champaña hasta las 4.

A esa hora, las amigas se retiraron del boliche y se dirigieron a otro bar, mientras que ella se quedó junto a los dos hombres.

Minutos después, la joven comenzó a sentirse mal y adormecida, por lo que su cuerpo no le respondía y sus ojos se le cerraban, relató ella en su denuncia.

Las fuentes añadieron que la víctima fue a un baño y vomitó durante unos 15 minutos hasta que personal de limpieza y seguridad la llevó a la terraza para que tomara aire.

En su testimonio, la chica refirió que nunca se sintió tan mal por haber tomado alcohol y que notó efectos muy diferentes a la ingesta de ese tipo de bebidas, por lo que podría haber sido drogada con algún tóxico.

Tras esa situación, una empleada les dijo a sus amigos que la llevaran a su casa y uno de los hombres accedió a que primero fueran a la suya.

Los tres se retiraron luego de las 5.30 y concurrieron al departamento del acusado ubicado en Almirante Brown al 400 de Quilmes.

Leé también:  El exfutbolista Jonathan Fabbro pasará 14 años en prisión por abusar de su ahijada

Al llegar al inmueble, la chica fue arrojada a la cama y quedó inmóvil, con los ojos cerrados, ya que su cuerpo no le respondía.

De acuerdo a lo denunciado, ambos le quitaron las botas y, tras bajarle el pantalón, uno de ellos le preguntó a su amigo: "¿Necesitás forros?"

Después que uno de ellos la violó durante unos minutos, el otro le dijo: "Ahora me toca a mi."

Tras el abuso sexual, la joven pudo incorporarse y se levantó el pantalón, y uno de los acusados le aseguró que ella misma se los había bajado.

La joven simuló creerle, fue al baño y al salir del departamento la joven comenzó a llorar en la vía pública, donde fue asistida por un grupo de jóvenes que la llevaron a un bar cercano y pidió un teléfono celular con el que llamó a un amigo al que le contó lo que había pasado.

El joven llamó a la policía y un patrullero la llevó a la comisaría primera de Quimes para realizar la denuncia correspondiente.

Por ello, los sospechosos comenzaron a ser investigados y en la etapa de instrucción la Justicia quilmeña les dictó la prisión preventiva.