La escuela que se especializa en la enfermedad y que trabaja en el hospital llevó a cabo un evento con medición de glucosa, pesaje y charlas sobre los cuidados y la alimentación.
la escuela de diabetes del Hospital Gandulfo llevó adelante una jornada, abierta totalmente a la comunidad.
la escuela de diabetes del Hospital Gandulfo llevó adelante una jornada, abierta totalmente a la comunidad.

En el marco por el Día Mundial de la Diabetes, que se creó en 1991 y se celebra todos los años el 14 de noviembre, la escuela de diabetes del Hospital Gandulfo llevó adelante una jornada, abierta totalmente a la comunidad, con el objetivo de concientizar y prevenir la enfermedad con una detección temprana.

El evento contó con un amplio espacio para los participantes provenientes de varias ciudades de zona Sur, quienes al ingresar realizaron filas para que los pacientes de la escuela de diabetes les hagan la medición de glucosa en sangre. Luego pasaron por la balanza para controlar su peso y ya quedar a disposición para ser parte de las charlas dictadas por los profesionales del lugar.

Alejandra Tolosa es médica de planta y una de las fundadoras de la escuela de diabetes que funciona en el Gandulfo, y contó cómo surgió la idea hace cinco años: “Al principio se daban pequeñas charlas de cuatro o cinco personas en sala de espera, luego fue creciendo con tal magnitud que ahora contamos con aproximadamente 50 personas fijas que se han formado en participación y prevención”. Rápidamente, agregó: “Creemos tan firmemente en este proyecto que va a generar cambios en la población. La diabetes es una enfermedad de la que debemos ocuparnos ya, porque es la pandemia de los años venideros”.

Leé también:  Derogaron la ley de residentes y concurrentes de la Ciudad

La mujer de 57 años contó que la escuela funciona el primer y tercer lunes de cada mes, a partir de las 11, en la que se brindan charlas informativas para las personas que sufren la enfermedad y sus familiares. Los miércoles a las 12 se añade la actividad física con una caminata, denominado Taller Saludable.

Alimentación fue uno de los tópicos de la primera charla del día, a cargo de Tolosa, quien dio consejos a la hora de comprar la comida y que no resulte costosa, además de pautas sobre los alimentos que se manejan a diario en una familia. Por otra parte, el Departamento de Oftalmología del hospital habló más tarde sobre retinopatía diabética, una afección en los ojos producto de la enfermedad.

Jorge Aguirre, otro de los fundadores de la escuela, se centró en los objetivos y explicó: “Tratamos de combatir este flagelo que es silencioso, que es invalidante para el paciente y lo hace marginar de la sociedad. Estamos orgullosos de lo logrado en estos cinco años”. Inmediatamente explicó que, si bien no hay una cura, se puede convivir perfectamente con la enfermedad, siempre y cuando los cuidados se prolonguen en el tiempo: “Cuesta muchísimo encasillar al paciente en una terapéutica saludable, pero los riesgos y costos de no hacerlo son muy grandes: ceguera, diálisis, amputaciones”.

Leé también:  Derogaron la ley de residentes y concurrentes de la Ciudad

Cabe destacar que, al efectuarse una medición, los valores normales son los que varían entre 90 y 100 miligramos por decilitro de  glucosa en sangre. Aquellos que oscilen entre 140 y 200 son posibles pacientes de riesgo y deben controlarse más seguido. Los que superen los 200, son declarados portadores de la enfermedad y deben comenzar con los tratados y los cuidados en las comidas.

Marcelo Flamenco tiene 77 años, es diabético tipo 2 y es un participante activo de la escuela, en la cual aprendió muchísimo acerca de los cuidados para su cuerpo. “Hacen hincapié en que comamos bien, tomemos líquido y realicemos actividad física. Todo esto acompañado por los medicamentos”. María del Carmen Previstomini se sumó a la charla y dio un consejo para las personas que tienen la enfermedad y no se tratan con un profesional: “La diabetes es riesgosa y es mejor prevenirla. A los familiares de la persona en cuestión, les pido que les insistan para que se hagan los controles”.