Fue luego de que el hombre, mano derecha de Alfredo Coto, quisiera impedir que hagan su trabajo con normalidad mientras intentaban clausurar dos sectores de la sucursal del hipermercado de Villa Caraza, luego que se detectaran 10 casos positivos de Coronavirus.
Los inspectores tuvieron que llamar a la Policía porque Búfalo los intimidó y no los dejó trabajar con normalidad.

Después del momento que tuvieron que pasar mientras hacían su trabajo en la sucursal de Coto de Villa Caraza, dos inspectores del área de Control Comunal del Municipio de Lanús radicaron una denuncia en la Justicia por "agresiones y amenazas" contra Eduardo Búfalo, gerente operativo de la cadena y uno de los laderos del empresario Alfredo Coto.

El modo agresivo en el que se comportó Búfalo mientras los inspectores del Municipio intentaban clausurar los sectores de "Carnicería" y "Centralizados" del hipermercado después de que se confirmara que 10 empleados de esas dos áreas tenían Coronavirus, se puede observar en un video que se viralizó en redes sociales en los últimos días.

En las imágenes se puede ver cómo Búfalo, teléfono en mano, camina nervioso para uno y otro lado y habla a los gritos. "¡Hoy voy en cana, Tito! ¡Hoy voy en cana! Esto termina mal. ¡No van a cerrar la sucursal, Tito! ¡No la vas a cerrar, como que me llamo Bufalo!”, jura el gerente antes de ponerse cara a cara con uno de los trabajadores de manera intimidante.

Inmediatamente se escucha a la persona que estaba grabando el video con celular decirle: "Trate de no gritarme en la cara, señor (...) ¿Y del respeto del que habló?". A lo que Búfalo, agitando sus manos, le responde: "Te voy a gritar lo que se me cante. (La sucursal) no la cerrás porque estás cometiendo un grave error. Olvidate del respeto, se terminó".

Leé también:  Lomas: controlan puerta a puerta la salud de los vecinos

Según pudo reconstruir La Unión, a través de empleados de la sucursal y fuentes del Municipio, el momento que se vivió el sábado pasado fue "muy tenso". "Esta persona amenazó a los inspectores y trató de impedir que hagan su trabajo", comentaron.

A partir de esto, los empleados municipales tuvieron que llamar a la Policía y pedir que los escolten para poder concluir el trabajo que tenían previsto hacer, que era clausurar preventivamente y cerrar los sectores afectados por la circulación del virus.

Desde el Sindicato de Trabajadores Municipales de Lanús (STML) repudiaron "las patoteadas" del gerente operativo de Coto y se pusieron en contacto con el titular del área de Control Comunal, Carlos Tagliafico, para avanzar en acciones legales contra Búfalo.

REPUDIO A LAS PATOTEADAS DEL GERENTE DE COTO A COMPAÑEROS MUNICIPALESEl día sábado por la tarde a raíz de denuncias por...

Publicado por Miguel Pedelhez en Lunes, 22 de junio de 2020

¿QUIÉN ES BÚFALO? El gerente operativo de Coto es mano derecha de Alfredo Coto y su historial en la empresa es bastante reconocido por los delegados sindicales de la compañía. "Es el encargado de coordinar las patotas que envía Alfredo Coto para amenazar a los trabajadores que hacen reclamos", dice un trabajador que conoce a Búfalo bien de cerca.

Leé también:  El país alcanzó un nuevo pico de contagios de Coronavirus: 2.886

Pero el prontuario de este hombre no termina ahí: es recordado por haber sido quien secundó a Coto, cuando en 2017 la sucursal Paternal, de la calle Paysandú 1842, fue allanada por ser el búnker donde “don Alfredo” guardaba un arsenal de armas de guerra.

Allí fueron halladas 227 granadas, 41 proyectiles de gases MM RIOT CS SMOCK, 29 armas, 3.886 municiones, un revólver doble acción calibre 38 a nombre de Alfredo Coto, una ametralladora UZI 9 milímetros a nombre de su hijo Germán, 14 chalecos antibala, 22 cascos tácticos de la Guardia de Infantería de la Policía Federal sin número visible, un silenciador y nueve escudos antitumultos, según consta en el acta del expediente judicial.

Cuando tuvo oportunidad de defenderse en una indagatoria, Alfredo Coto, ensayó diversas explicaciones. Una de ellas era que posiblemente la presencia de ciertas armas respondiera a un “excesos de confianza” de las empresa que le proveía seguridad, aunque Coto tiene su propia seguridad. Y en parte le endilgó parte de la responsabilidad a Búfalo.

Sin embargo, el gerente solo fue citado en la causa en calidad de testigo y nunca fue imputado