El intendente de Dolores, Camilo Etchevarren, denunció a los directivos del centro de salud de Almirante Brown, y a la familia del hombre. Los hermanos del paciente a su vez presentaron una denuncia contra el jefe comunal.
Como el hombre llegó a Ezeiza con unas líneas de fiebre el 20 de marzo pasado, fue derivado a la UPA de Longchamps. A partir de ahí, arrancó el periplo.

Una guerra judicial se desató en las últimas horas por el caso del paciente con coronavirus internado en la UPA de Longchamps, luego de que las autoridades del centro de salud intentaran trasladarlo a Dolores, su ciudad natal, y que el intendente Camilo Etchevarren le impidiera el ingreso, lo que obligó movilizar al hombre por otras dos localidades hasta que terminó bajo observación en el Hospital San Juan de Dios del partido de La Plata.

El jefe comunal de Dolores presentó una denuncia penal contra la familia del paciente, identificado como Angel Cerilllano, contra las autoridades del Ministerio de Salud de la provincia, y los directores de las UPA de Longchamps y de Lezama. Los hermanos del hombre, en tanto, denunciaron al intendente por haber divulgado públicamente su identidad y haberle impedido el ingreso a su ciudad natal a pesar de su estado de salud.

“Una tarde, nos sobresaltaron cientos de mensajes de familiares y amigos alertándonos sobre audios muy violentos de nuestro intendente, Camilo Etchevarren que promovían el levantamiento del pueblo para que Ángel no fuera trasladado a la ciudad, un audio en el que rogaba a la familia que no lo trajera e incitaba al pueblo a impedirlo”, relató la familia.

Leé también:  Obispos de Lomas: “Aún no es tiempo para abrir nuestros templos”

Cerillano llegó al país el 20 de marzo luego de estar varado en un crucero. En Ezeiza lo controlaron y encontraron que tenía fiebre, por lo que decidieron aislarlo en la Unidad de Pronta Atención (UPA) más cercana. La familia pedía que el dolorense sea atendido a una clínica en Capital Federal, pero las autoridades sanitarias ordenaron su traslado a Dolores.

El intendente se negó, difundió el caso en la comunidad sin resguardar la identidad del paciente y presentó una denuncia penal para evitar recibirlo. A partir de eso, Ángel fue llevado a la UPA de Lezama, y en ese centro de salud intentaron nuevamente trasladarlo a Dolores, pero ante la nueva negativa del Municipio, fue trasladado a La Plata.

“Los profesionales médicos de la Provincia, en constantes llamados, nos hicieron saber que las decisiones sobre los traslados y derivaciones eran tomadas por las instituciones médicas siguiendo los protocolos provinciales y nacionales. Más allá del deseo de la familia eran ellos quienes iban a determinar qué era lo más conveniente para el paciente”, remarcaron.

“Llamamos al intendente municipal para hacerle ver su equivocación, para darle a conocer nuestro verdadero deseo como familia, pero nunca nos atendió”, relataron

Y reprocharon: “Nunca tuvieron un gesto humano, ni solidario, jamás un intento de acercamiento para encontrar juntos una solución ante tal desesperante solución. Y luego, vino la denuncia penal en la Justicia Federal del intendente hacia el director del UPA donde Ángel había sido atendido y hacia nosotros, la familia”.

Leé también:  Parir en cuarentena: la historia de una mamá primeriza que tuvo a su bebé prematuro rodeada de protocolos

La asesora legal del Municipio de Dolores, Mariana Etchevarren, indicó que la denuncia fue presentada por violación del artículo 2, del Decreto de Necesidad y Urgencia que se enmarca en los Artículos 201 y subsiguientes del Código Penal.

“Estamos protegiendo a los vecinos de Dolores, no tenemos casos positivos, ni sospechosos de coronavirus y estamos implementado todas las medidas para evitar tenerlos”, aseguró el intendente que argumentó que realizó la denuncia penal por eso mismo.

La letrada acotó: “Lo que estamos haciendo no es solo para salvaguardar a la comunidad de Dolores, sino también al propio paciente, ajustándose al protocolo vigente. Esta denuncia está acompañada de una medida cautelar de no innovar, para hacer cumplir la norma que nos rige y que todos debemos respetar”.

Mientras tanto los Cerillano dicen que están pasando por una situación que nunca imaginaron. "Hace dos días nos venimos contactando con personas avocadas a la política, de distintos partidos, pero que merecen nuestro respeto por su accionar cauto, responsable y desinteresado, para que nos ayuden a encontrar la mejor solución para todos", cerraron.