Falcioni continuará en la dirección técnica del Taladro hasta el receso estival. La despedida en el Lencho Sola será ante el Lobo de Diego Maradona. Su hoy ayudante de campo, Javier Sanguinetti, seguirá dirigiendo al equipo.
Julio Falcioni, junto a la presidenta Lucía Barbuto, en el regreso del Emperador al club que lo idolatra.

Julio Falcioni será el técnico de Banfield hasta diciembre. La bomba explotó minutos después del triunfazo ante Lanús por la 13° fecha de la Superliga y conmocionó a todo el Mundo Banfield.

“Creo que éste fue mi último clásico. No sé si mi último partido, pero sí mi último clásico. Seguramente me correré a otra posición en el club. Es muy emocionante para mí”, confesó el Emperador.

Fuerte. Las declaraciones de JCF son palabras santas. Y los dirigentes estuvieron atentos. Lo que hizo el DT fue marcar la cancha, anunciar algo que ya era un secreto a voces por los pasillos del club. En medio de la felicidad por la victoria Julio puso las cosas sobre la mesa.

Leé también:  Dátolo: “Este equipo tiene mucho para dar”

Que fue el último clásico sí, pero el último partido no. El recorrido del entrenador campeón del Torneo Apertura 2009 serán los próximos dos partidos como local: Vélez Sársfield y Gimnasia y Esgrima La Plata (se despide en el Lencho Sola) y luego Independiente, antes del receso estival.

Falcioni ya tenía en claro que su misión estaría fuera del banco de suplentes cuando lo llamaron después de la salida de Hernán Crespo. Él quería ser técnico, la dirigencia no estaba tan segura por sus problemas de salud. Pero el “momento” de Banfield requería de Julio sentado en el banco. Y así fue. No había plan "B" al alcance y la gente había dado su veredicto a favor del técnico que les dio la máxima alegría con el título hace una década.

Leé también:  Banfield va por un goleador para afrontar el tramo final

¿Qué pasará después? Puertas adentro se habla de que Javier Sanguinetti, uno de sus ayudantes de campo, será su sucesor. Y que Falcioni tendrá  la función de Gerente Deportivo, asumiendo las decisiones futbolísticas más fuertes. Dio todo y más. Es tiempo de descanso, de estar más cerca de la familia y y recuperar parte del tiempo perdido.