El ministro de Economía continúa con si agenda internacional en busca de acelerar las negociaciones por la reestructuración de la deuda.
Guzmán durante su última visita a los Estados Unidos.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, desembarcó este lunes en Washington para reunirse con funcionarios del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Departamento de Estado de la Casa Blanca con la intención de acelerar las negociaciones de la deuda externa y obtener el apoyo de la administración de Donald Trump.

Después de haber participado de la cumbre de ministros y presidentes de bancos centrales del G20, en Arabia Saudita, Guzmán continuará con su agenda hoy en la capital de los Estados Unidos con varios encuentros estratégicos para los planes del Gobierno y mañana en Nueva York donde se verá con ejecutivos de bancos y tenedores de bonos argentinos.

En la cumbre de Ryad, Guzmán cosechó apoyos de varios países a la necesidad de que los acreedores hagan un aporte para avanzar en la reestructuración de la deuda. A su vez se reunió con la jefa del FMI, Kristalina Georgieva, y con el secretario del Tesoro de EE.UU, Steve Mnuchin, con quienes mantuvo un diálogo "productivo", según informaron.

Con el espaldarazo del G20 y el FMI, el ministro mostrará a los grandes fondos de Wall Street los lineamientos del plan económico así como lo hizo en el G20, y les planteará la necesidad a acompañar una reestructuración de la deuda que la haga sostenible.

La semana pasada el Ministerio de Economía inició el proceso de selección de agentes de distribución y asesores financieros a partir de las propuestas recibidas, y se aguarda que en los próximos días se firme la carta de contratación de los mismos.

Esto se hace en el marco del período de 10 días de reuniones e intercambio de visiones con tenedores de la deuda pública externa sobre la base de los lineamientos del Análisis de Sostenibilidad de la deuda pública de la Argentina presentados por Guzmán en el Congreso a principios de este mes.

Es en este contexto que el ministro desembarcará mañana en Nueva York, previo a la elaboración del informe en base a los comentarios que los tenedores de la deuda pública externa hagan en estos encuentros.

La semana próxima, de acuerdo al cronograma oficial de la reestructuración de la deuda, la Argentina determinará la estructura final de la oferta con el objetivo de restaurar la sostenibilidad del pasivo público externo.

Para ello se abrirá una instancia de preguntas y respuestas frecuentes de la oferta distribuida a través de los agentes de distribución que se definirán en los próximos días.

Los países del G20 pidieron ayer remarcar la "importancia de los esfuerzos conjuntos" entre prestadores y acreedores para "mejorar la transparencia y sostenibilidad de la deuda", al finalizar la reunión que mantuvieron el fin de semana en la ciudad de Riad, Arabia Saudita.

El pedido fue realizado a través del comunicado de cierre, en el que también llamaron a "alentar esfuerzos adicionales para abordar las vulnerabilidades de la deuda", con especial interés en aquellas deudas provenientes de países "emergentes".

La semana pasada, los técnicos del Fondo que estuvieron 10 días en Buenos Aires monitoreando las variables económicas del país, aseguraron que la deuda pública argentina "no es sostenible", que el superávit fiscal necesario para enfrentar su pago "no es económica ni políticamente factible", y reclamaron una "apreciable" quita a los acreedores privados.