Miles de personas protestan en las calles por el precio de los combustibles. Hubo incendios, saqueos, coparon el Arco del Triunfo y chocaron con la Policía. Hay más de 100 detenidos.
El movimiento de los "chalecos amarillos" tiene una extensa lista de demandas hacia el Gobierno.
El movimiento de los "chalecos amarillos" tiene una extensa lista de demandas hacia el Gobierno.

Las fuerzas de seguridad francesas se enfrentaron con miles de manifestantes antigubernamentales en los Campos Elíseos de París, en otra jornada de protesta de los "chalecos amarillos", una semana después de violentos disturbios en la misma avenida.

"Más de 107 personas fueron detenidas durante los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad”, declaró el primer ministro francés, que denunció escenas de una "violencia rara vez alcanzada".

Según Édouard Philippe, unas 36 mil personas se manifestaban en toda Francia, de las cuales 5.500 estaban en los Campos Elíseos de París. Este primer incidente estalló el sábado por la mañana cuando centenares de manifestantes empezaban a converger hacia el Arco del Triunfo, en la zona alta de los Campos Elíseos. Durante el día y la noche se registraron saqueos, choques con la Policía y algunos manifestantes lograron ingresar a la zona más alta del Arco.

Leé también:  Un nene de 2 años murió atropellado por una joven de 17 que aprendía a manejar

Una fuente policial explicó que las fuerzas de seguridad usaron gases lacrimógenos para dispersar a manifestantes después que estos intentaron forzar un control policial.

Se prevé que miles de "chalecos amarillos" se congreguen este sábado en París en el "tercer acto" de protestas antigubernamentales, después de una primera jornada nacional, el 17 de noviembre, seguida el 25 de noviembre por manifestaciones que derivaron en graves disturbios en los Campos Elíseos.

Favorecido por el apoyo de dos de cada tres franceses, el movimiento de los "chalecos amarillos", que pide entre otras muchas y dispersas demandas una mejora del poder adquisitivo, menos impuestos y una bajada del precio del carburante, quiere hacerse oír de nuevo en el centro de París.