Adrián, el Loco, fue jugador y ascendió con el Taladro a Primera División. Hoy forma parte del cuerpo técnico de Javier Sanguinetti, con el cual fue compañero. "Siempre estuve muy ligado al club", afirma quién desea la vuelta del fútbol respetando los protocolos.
Adrián González siente que Banfield es como su segunda casa.

Llegó a Banfield en 1999, proveniente de Los Andes. Con todo lo que ello implica. Pero, por su forma de ser tan profesional y carismática, rápidamente se ganó el cariño de los hinchas del Taladro. Y en 2001 fue una de las columnas defensivas de aquél equipazo que compartió con José Luis Sánchez que terminó con el ascenso a Primera División.

Pasó por Santa Fe (Colón), La Plata (Estudiantes) y volvió a Banfield. Tras su retiro se recibió de director técnico, fue parte del cuerpo técnico de Julio Falcioni y ahora lo será siendo de Javier Sanguinetti, que este miércoles arranca sus funciones.

Adrián Manuel González, el Loco, pasó por los micrófonos de FM94.7 y dijo: "Voy a seguir en Banfield junto a Sanguinetti. Vamos a respetar el protocolo y ojalá podamos volver a entrenar pronto. Esperemos que se pueda implementar pronto y empezar a trabajar de a grupos. Lo que más nos gusta es estar en la cancha y compartir nuestra pasión".

Leé también:  Banfield realizará una jornada de donación de sangre

Sin embargo, el exzaguero reconoce que volver después de tanto tiempo tendrá sus consecuencias, pero que el tiempo irá acomodando las cosas en su lugar: "Si los protocolos no se respetan no vamos a poder volver a entrenar. Los costos van a ser altísimos en lo económico, pero lo van a ir resolviendo a medida que pase el tiempo".

González y Sanguinetti, de compartir cancha al cuerpo técnico del Taladro.

González guarda un sentimiento especial por dos equipos: San Lorenzo, donde comenzó su carrera deportiva que lo llevó por otros clubes como Deportivo Armenio, Los Andes, Nueva Chicago, Platense y Almagro. Y Banfield, donde se siente a gusto y placer.

"Es uno de mis amores. Es como mi segunda casa. Uno siempre tiene que ser agradecido en la vida. Siempre estuve muy ligado al club. Siempre traté de generar un buen ambiente y pasarla bien. Creo que la armonía de un grupo tira mucho más que la mala onda, mala energía y líderes negativos. Otro de mis amores es San Lorenzo, es un club que me formó mucho y estoy súper agradecido por los valores. Siempre tuvimos grandes formadores".

Leé también:  "A partir de diciembre Julio será el mánager general"

Como evitar hablar de José Luis Sánchez, con el que compartió mil anécdotas: "Fue hermoso compartir momentos con Garrafa Sánchez. Era bravo, pero se le perdonaba todo. Dentro de la cancha hacía cosas diferentes a los demás y era muy difícil sacarle la pelota".

La vida, el trabajo y la familia están ligadas a Banfield. Nicolás uno de sus hijos, en las Inferiores, Marcelo, su hermano, no pudo afianzarse en Primera, pero recaló en varios clubes del ascenso. Adrián viaja todos los días desde Moreno, donde reside, a Banfield. "Hermanados por los colores", describe el Loco su pasión por el Taladro.