Colegas y agrupaciones feministas acompañaron a Tribunales de Lomas a la docente que recibió violencia de género durante dos décadas y fue afectada por el fallo de un juez.
Agrupaciones feministas y de trabajadores acompañaron a la docente de Monte Grande.
Agrupaciones feministas y de trabajadores acompañaron a la docente de Monte Grande.

En los pasillos de Tribunales de Lomas de Zamora se respira indignación y pesadumbre. Rocío Castro, que espera de forma urgente una respuesta que le de esperanzas de recuperar el contacto con sus hijos, volvió a ver a la Justicia de espaldas. Pero esta vez la docente de Monte Grande estuvo acompañada por vecinas, colegas y trabajadores que apoyan su causa. Es que durante 20 años recibió violencia de género, pero un polémico fallo judicial le fijó una perimetral que le impide acercarse o vincularse con sus hijos y fue desalojada de su casa.

Leé también:  Capturan al acusado de matar a su amante embarazada de un balazo en la panza

“No puedo ni hablar con mis dos hijos, ni verlos, es muy difícil. Me dio fuerza ver tanta gente alrededor mío, pero pasar estas fiestas es durísimo. En enero van a cumplir años y no los voy a poder saludar. Me han robado todo”, señaló Rocío, que pide la restitución de los chicos y presentó una denuncia penal y un pedido de cámara gesell, pero que en los últimos días no fue recibida por el juez.

Contó su caso a los trabajadores y vecinos que la acompañan.
Contó su caso a los trabajadores y vecinos que la acompañan.

Tras dos décadas de recibir maltratos, este año la docente logró separarse, pero los hostigamientos se agravaron. Ella presentó en agosto la denuncia en el juzgado de Familia N°6, a cargo del juez Enrique Quiroga, y logró que se le establezca una perimetral a su marido. Pero en octubre, su ex la denunció por violencia familiar y el juez hizo lugar a este último pedido: “Hizo un recorte de la realidad y no miró nada de mi expediente ni de mis denuncias de 20 años. Se basó en las mentiras”.

“No puedo ni hablar con mis dos hijos, ni verlos, es muy difícil. Me dio fuerza ver tanta gente alrededor mío, pero pasar estas fiestas es durísimo”, señaló Rocío.

OTROS CASOS, EL MISMO JUEZ. En el reclamo en Tribunales, otros abogados se acercaron a Rocío para comentarle de casos similares en los que el juez Quiroga falló en contra de víctimas de violencia. “Lo positivo es que se sumaron otras personas ahora que estaban en situaciones similares. La idea es poder conversar, ver las causas y presentar la remoción del juez que falla siempre a favor de violentos”, señaló Rocío, acompañada por agrupaciones feministas y trabajadores docentes.