Pequeños envases de mermelada pueden transformarse en un ordenador para tener a mano y a la vista las hierbas que más usamos.

 

MATERIALES:

  • Repisa pequeña de madera
  • Frascos con tapa 4
  • Taladro y destornillador
  • Tornillo y tarugos medianos 2
  • Tornillos 4 y clavo grande y martillo
  • Acrílico blanco y barniz
  • Recorte de goma eva blanca
  • Marcador indeleble y líquido dimensional
  • Pegamento universal

1. Resultado Final

2. Seleccionar una repisa, teniendo en cuenta los frascos que se usarán  para el especiero. Con una pinceleta, pintar la pieza con dos manos de blanco. Dejar secar y aplicar dos manos de barniz.

3. Quitar las etiquetas de los frascos y limpiarlos con alcohol para quitar la grasitud. Con un clavo grueso y un martillo, realizar una perforación central en cada una de las tapas.

4. Trazar puntos equidistantes en la parte inferior del estante para señalar el lugar en que se ubicarán las tapas. Marcar con un clavo sobre los puntos, para facilitar la colocación de los tornillos. Pegar las tapas y asegurar con tornillos.

5. Dibujar sobre un recorte de goma eva las etiquetas, con una forma ovalada. Recortar con tijera. Realizar la inscripción con líneas suaves de lápiz y delinear con un marcador indeleble fino. Dejar secar.

6. Aplicar sobre cada una de las etiquetas el líquido dimensional, utilizando el aplicador. Colocar el material en forma abundante y pareja, evitando que se hagan burbujas. Dejar secar en posición horizontal para que el producto se autonivele.