El intendente de Avellaneda se mostró preocupado por la propagación de la enfermedad y exigió reforzar el aislamiento y los controles para evitar la aceleración de los contagios.
El intendente se mostró preocupado por la velocidad con las que se están ocupando las camas de internación en Avellaneda.

Ante el sostenido crecimiento de casos de Coronavirus en toda el Área Metropolitana, el intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi, pidió este miércoles volver a la "fase 1" del aislamiento y reforzar los controles y las restricciones de circulación a la población para evitar que la propagación de la enfermedad ponga en jaque al sistema de salud.

A través de un video grabado en uno de los despachos del Palacio Municipal y difundido a través de redes sociales esta tarde, el jefe comunal defendió su planteo al asegurar que si la velocidad de contagio en la ciudad se matiene, la totalidad de las camas de terapia intensiva de los hospitales públicos y privados "podrían ocuparse en 9 días".

Según detalló el propio Ferraresi, actualmente el sistema de salud de Avellaneda tiene 79 camas de terapia intensiva en total: 47 están ocupadas y 32 están libres. "La cantidad de contagio ayer ha sido de 1440 (casos), de los cuales un 3% aproximadamente demanda atención en terapia intensiva", explicó con un gesto serio en su cara.

Leé también:  ¡En la vereda! Así festejó sus 100 años la vecina de Lomas con sangre italiana

A este ritmo, el tiempo que queda hasta que se sature el sistema de salud no es mucho.

“Por lo tanto necesitamos una respuesta solidaria y única de toda el área metropolitana para seguir trabajando codo a codo, con el mismo esfuerzo y el gran acompañamiento que nos han brindado nuestros vecinos y vecinas, hasta alcanzar el objetivo de contener esta difícil situación”, sintetizó Ferraresi.

La decisión sobre qué medidas se tomarán en el Área Metropolitana del Gran Buenos Aires se tomará este jueves durante una reunión que mantendrán en la Quinta de Olivos el presidente, Alberto Fernández, el gobernador Axel Kicillof y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Todo parece indicar que se viene una etapa más dura.

Según pudo saber La Unión habrá mayores controles y restricciones en los medios de transporte, sobre todo en aquellos que realizan recorridos entre jurisdicciones. Solo podrán tomarse el colectivo, el tren o un subte los trabajadores que realicen tareas esenciales o que circulen con un permiso de los que otorga el Gobierno de la nación.

Leé también:  Mariano Campodónico y su familia tienen Coronavirus

Además habrá más control en los accesos, con una mayor cantidad de retenes que supervisen el movimiento en los puntos críticos. Y hasta podría haber nuevas definiciones sobre las salidas recreativas en la Ciudad de Buenos Aires y las compras permitidas con chicos en los Municipios de la provincia de Buenos Aires.

El objetivo principal de este plan es reducir al mínimo la circulación de la población y que el movimiento quede circunscrito al barrio o zonas cercanas al domicilio.

"El AMBA es un continuo urbano en el que viven la gran mayoría de los contagiados de todo el país, y ante el aumento de casos se vuelve necesario unificar para dicha región la decisión de retroceder a Fase 1, para controlar la curva de crecimiento y no poner en riesgo al sistema sanitario de cada ciudad", dicen desde la Municipalidad de Avellaneda.

"Hemos hecho un esfuerzo importante y compartimos la misma preocupación que tienen el presidente Alberto Fernández y el gobernador Axel Kicillof, a quienes ya le transmitimos nuestro apoyo para que se vuelva a Fase 1, durante 15 días”, aseveró el jefe comunal.