El presidente electo habló sobre la posibilidad de darle asilo político tras el golpe de Estado que sufrió en Bolivia.
Alberto viajó a Montevideo para reunirse con el mandatario Tabaré Vázquez.

Alberto Fernández afirmó que cuando asuma a la presidencia "va a ser un honor" recibir a Evo Morales, que está en México bajo asilo político luego del golpe de Estado que sufrió en Bolivia.

"Argentina es la casa de todos los bolivianos y el día que llegue a la presidencia va a ser un honor recibirlo a Evo y a García Linera (exvicepresidente boliviano). Si hubiera sido yo el Presidente, le hubiera ofrecido asilo el primer día", destacó el líder del Frente de Todos, quien viajó a Montevideo para reunirse con el mandatario Tabaré Vázquez, y brindarle su apoyo al candidato presidencial del Frente Amplio, Daniel Martínez, que el próximo domingo 24 de noviembre enfrentará en una segunda vuelta a Luis Lacalle Pou, del Partido Nacional.

Leé también:  Macri y Alberto Fernández en la misa "por la unidad y la paz"

"Hay un continente que está demandando más progresismo y revisando este tiempo. Lo que hay que preservar es la institucionalidad, y cuando la democracia está en crisis tenemos que salvarla con más democracia no con menos", enfatizó respecto a la situaciones que atraviesan distintos países de la región como Bolivia, Chile y Ecuador.

También confirmó que Vázquez estará el 10 de diciembre cuando asuma como Presidente: "Es una enorme alegría verlo. Con Tabaré tenemos muchas cosas en común, una mirada política sobre el continente". A su vez, no descartó hacer una reestructuración de la deuda como ocurrió en Uruguay. "Son alternativas, tiene que ver con esa lógica de reperfilamiento. Lo que sí existe es la misma intención que tuvo Uruguay en su momento que es ir cumpliendo las obligaciones pero de manera tal que no sufra la gente, a la que no se le puede seguir exigiendo más ajuste".

Leé también:  Alberto Fernández: “El escenario que tenemos es muy feo por donde se lo mire”

Por último, Fernández reveló que recibió la invitación del presidente de Francia, Emmanuel Macron, y del primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, para visitar esos países en el corto plazo. "Son vínculos que hay que mantener y profundizar", indicó.