"No se trata de conseguir una quita, se trata de lograr que nos den la posibilidad de ponernos de pie, de producir, exportar y juntar los dólares para pagar", advirtió el presidente electo, que teje lazos con EEUU para afrontar la situación. A la vez, sostuvo su postura crítica al organismo por incumplir con el propósito de "recuperar el crecimiento", habilitando la fuga de dólares.
Fernández apela a la colaboración del FMI.

Luego de la comunicación telefónica entre Alberto Fernández y el presidente de los Estados Unidos Donald Trump, el presidente electo ratificó su postura respecto a la deuda que tiene el país con el FMI: "Quiero que el Fondo nos ayude a pagar la deuda, no queremos incumplir", sostuvo.

Fernández mantuvo reuniones con un alto funcionario de la Casa Blanca, Mauricio Clavar-Carone, durante su visita a México para ratificar el diálogo y entablar una relación a futuro respecto al pago de la deuda con el organismo multilateral.

Leé también:  Moyano aseguró que no habrá medidas de fuerza en el comienzo de la gestión Fernández

"Yo no quiero que los argentinos le deban más plata al Fondo, que debe asumir su responsabilidad y revisar lo que hizo. Mauricio Macri anunció que no puede pagar, pero nosotros queremos cumplir. No se trata de conseguir una quita, se trata de lograr que nos den la posibilidad de ponernos de pie, de producir, exportar y juntar los dólares para pagar", dijo durante una entrevista a Todo Noticias.

MIRADA CRÍTICA. Fernández sostiene que el organismo multilateral violó el Acta Constituiva del FMI, al incumplir el propósito de “reducir la deuda y la inflación, recuperar el crecimiento, generar empleo y combatir la pobreza” y por las condiciones de debilidad institucional bajo las cuales se rubricó el acuerdo.

Leé también:  Baradel anticipó que "pedirá recomponer el salario docente"

Lo cierto es que en el marco del préstamo otorgado por el FMI, la Argentina recibió US$39.000 millones. En ese lapso, salieron del sistema financiero US$23.160 millones por Formación de Activos Externos de libre disponibilidad y US$6.920 millones por salida de inversiones especulativas extranjeras, lo que en total representa una fuga neta de dólares que superan los 30.000 millones.

“Semejante realidad, que desfinancia a la Argentina y abre paso a un juego perverso que permite que se constituya un valor artificial del dólar, choca claramente con lo establecido en la normativa antes destacada”, evaluó Fernández.

Habrá que evaluar si esta postura crítica le sirve como carta a la hora de negociar.