El candidato del Frente de Todos buscó dar un mensaje de calma luego de mantener un diálogo telefónico con el presidente Mauricio Macri este tarde.
Tras la charla con Macri, Fernández habló con la prensa.

“Debemos preservar la institucionalidad y que todo transcurra en paz.” En medio de la crisis que atraviesa el país, Alberto Fernández buscó dar un mensaje de tranquilidad y se comprometió a mantener una línea abierta con el Gobierno para “colaborar en todo lo posible” aunque señaló que la responsabilidad de capear la situación actual es de la Casa Rosada.

Después de varios días de desencuentros y declaraciones cruzadas, el presidente Mauricio Macri y el candidato del Frente de Todos mantuvieron una conversación por teléfono que transcurrió en “buenos términos”, según testigos de la charla. El gesto fue leído políticamente como una señal formal para garantizar una transición ordenada rumbo al 10 de diciembre.

Leé también:  El próximo Gobierno deberá afrontar vencimientos de deuda por US$180.000 millones

Por el estado de convulsión en el que entró la economía después de las PASO, con un dólar que escaló casi $20 en tres días y un riesgo país que rozó 1950 puntos, Macri y Fernández intentaron escenificar una tregua. Tras la charla, el exjefe de Gabinete de Néstor y Cristina Kirchner remarcó que “el Presidente tiene que llegar al 10 de diciembre”.

“Hay que llegar al 10 de diciembre y hay que hacer el esfuerzo todos porque esa es la fecha del traspaso”, sentenció el dirigente peronista, y agregó: “Hay que ayudarlo al Presidente en esta transición que a él también le preocupa”.

Más allá de las señales públicas, Fernández remarcó las diferencias que tiene con Macri. Evaluó la “compleja” situación en la que se encuentra el Gobierno y aseguró que “la solución está en sus manos”, no en las suyas ante la insistencia de algunos sectores, incluso del Gobierno, que le exigen definiciones y el anuncio de medidas para calmar a los mercados.

Leé también:  Exigen que se congele el precio de los alquileres

En ese sentido reveló que durante el contacto telefónico que mantuvo con Macri, que duró 15 minutos, le pidió que “prime la condición de presidente, sobre la de candidato”. Y comentó que le dijo en confianza que lo llame “las veces que haga falta’” como una forma de dejar una línea de comunicación abierta a futuro.

Horas antes, a través de su cuenta personal de Twitter, Macri había asegurado que Fernández se había mostrado “con la vocación de intentar llevar tranquilidad a los mercados respecto a los riesgos de una eventual alternancia en el poder” y “colaborar en todo lo posible para que este proceso electoral afecte lo menos posible a la economía”.