Los actores de la mítica película “Titánic”, Leo DiCaprio y Kate Winslet, aceptaron comer con algunos de sus fanáticos. La idea fue subastar la cena para recaudar fondos que serán donados a una fundación ecologista y a una mujer británica que padece cáncer