El ex delantero de la selección holandesa murió a los 72 años. En Argentina '78  llegó a esa cifra, y en la final ante la Albiceleste pudo ser héroe, pero el palo fue el aliado de Fillol para que el equipo nacional alcanzara en tiempo suplementario su primera Copa del Mundo.
Rensenbrink y la jugada clave en la final de la Copa del Mundo 1978.

El otrora delantero del seleccionado de Holanda, Rob Rensenbrink, falleció este sábado, a los 72 años, con la inolvidable marca de haber sido el jugador que anotó el tanto número 1000 en la historia de los Mundiales de fútbol, además de convertirse en quien pudo haber torcido la historia en la final de la Copa del Mundo Argentina 1978.

Pieter Robert Resenbrink, más conocido como Rob Rensenbrink, fue considerado como uno de los mejores centro delanteros de todos los tiempos. Es uno de los jugadores que fue elegido por Pelé para formar parte de los 125 mejores futbolistas de la historia.

Nacido un 3 de julio de 1947 en Amsterdam, desarrolló su trayectoria deportiva, principalmente, en Bélgica, erigiéndose en ícono del Anderlecht, club para el que anotó 124 goles, en el marco de nueve temporadas (1971-1980).

Pero el otrora extremo izquierdo de la Naranja Mecánica del entrenador Rinus Michels alcanzó notoriedad en el Mundial Argentina 1978. Primero, en la etapa clasificatoria, el delantero ejecutó y convirtió un tiro penal en el partido que su selección terminó perdiendo ante Escocia (2-3), en el estadio Malvinas Argentinas de la ciudad de Mendoza. Lo significativo de esa conquista, producida a los 34 minutos de la primera mitad, es que consistió, en ese entonces, en el gol número 1000 en la historia de las Copas del Mundo.

Pero Rensenbrink estuvo a punto de erigirse en héroe en la final con la Argentina (1-3), en cancha de River, en ese recordado domingo 25 de junio de 1978.

Cuando ya corría el minuto 45 del segundo tiempo, con el resultado 1-1, el infortunado delantero le ganó la espalda a Alberto Tarantini, se anticipó a la salida de Ubaldo Fillol y despachó un remate quirúrgico que se estrelló en el poste derecho, antes de que Américo Gallego restara el balón hacia la mitad de la cancha, con un violento rechazo.

A lo largo de su trayectoria en el seleccionado de su país, Rensenbrink jugó 46 partidos y anotó 12 goles, seis de ellos en Copas de Mundo (uno en Alemania '74 y cinco en Argentina '78).