Luego de dos días de paro docente, los niños de las escuelas porteñas empiezan las clases, pero con la incertidumbre de muchos padres de no saber si habrá vacantes para sus hijos, tras la aplicación del fallido sistema de inscripción on line.

escuela
Las clases empiezan en todas las escuelas porteñas, luego de dos días de paro docente, pero con la incertidumbre de muchos padres de no saber si habrá vacantes para sus hijos en las establecimientos en los que los inscribieron, tras la aplicación del fallido sistema de inscripción on line.

La medida de fuerza de 48 horas tomada por la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), entre otros gremios, fue en rechazo a este sistema de inscripción a las escuelas públicas "que dejó a miles de niños con la incertidumbre de no saber si podrán estar mañana dentro de una escuela", aseguró Eduardo López, titular del gremio.

El sindicalista dijo a Télam que el segundo día de paro cumplido hoy "fue mucho mas contundente que ayer y nos vemos fortalecidos porque pudimos hacer visible el problema de las vacantes.

La dirigente de UTE Ana Ríos dijo a Télam que mañana "será un día difícil porque se puede dar el caso de padres que no se hayan enterado de que su hijo no tenía vacante en la escuela que eligió por internet, especialmente aquellos de la zona sur a los que les costó acceder a una computadora para inscribir a su hijo".

"El padre irá a la escuela con su hijo y allí le pueden decir que no puede ingresar porque en su lugar hay otro niño" sostuvo Ríos y añadió que "también habrá casos en el que haya aulas semivacías con pocos niños porque este sistema "on line" distribuyó muy mal la matrícula o aulas superpobladas con 40 alumnos".

Sostuvo que "hay casos de chicos que viven en barrios vulnerables como Soldati que se le asignó una vacante en una escuela de Saavedra, mientras que hay otros de la zona norte cuyos padres optaron directamente por inscribrls en una escuela privada".

Indicó que en el nivel inicial "la falta de vacantes es generalizada en toda la ciudad, mientras que en el nivel primario y medio el problema se acentúa en la zona sur".

López destacó que los supervisores, a  quienes se habían apartado de la posibilidad de inscribir a los chicos, se los llamó y estuvieron en los últimos días intentado solucionar algunas vacantes" y agregó "estaremos en algunos distritos para supervisar y colaborar en todo lo que podamos".

"Lo haremos con el orgullo de saber que peleamos todo este tiempo por los chicos que estan afuera del colegio y por los que están adentro, para que no haya niños sin escuela ni escuelas sin niños", destacó López.

Los supervisores de varios distritos escolares expusieron hoy este problema durante la primera reunión de la Comisión de Educación de la Legislatura, en donde aseguraron que los inconvenientes surgidos ahora "fueron los mismos que habían anticipado que ocurrirían en octubre pasado" cuando el gobierno porteño decidió aplicar el sistema de inscripción por internet.

Si bien se estima en 12.000 la cantidad de niños sin vacanates, "la verdadera cifra la tiene guardada el gobierno porteño bajo siete llaves aunque creemos que ni ellos saben a ciencia cierta cuantos son, tal el desparramo que hicieron con la matrícula", destacó Ríos.

"Y para peor -sostuvo la gremialista- el gobierno de la Ciudad ya colocó al sistema de incripción on line en la agenda educativa que tiene en su página de internet en el mes de noviembre, es decir que piensa volver a aplicarlo".