Esta semana reabrieron los locales y estilistas de la zona contaron cómo fueron sus primeros días y el protocolo que siguen para cuidarse. “La gente estaba esperando que volvamos a abrir”, dijeron.
Los hombres pidieron recortes.
Los hombres pidieron emprolijarse.

Las peluquerías reabrieron esta semana, tras varios meses de inactividad producto de la pandemia, y los estilistas de la zona contaron cómo fue la tan esperada vuelta al trabajo en estos primeros días: con un estricto protocolo y por medio de turnos, los vecinos se acercaron a emprolijar sus looks, con la demanda de cortes para los hombres y tintura o color para las mujeres.

En algunos lugares, hubo más demanda de mujeres.
En algunos lugares, hubo más demanda de mujeres.

En la Peluquería Adamo (Boedo 452), su dueño, Adamo Eusebio, trabaja desde hace 50 años y reconoció el "movimiento" que hubo en estos días: “La reapertura fue buena, los vecinos tenían el pelo bastante largo y hubo demanda. Ojalá que siga así”.

“Tengo clientes que han cambiado el look, se acostumbraron al cabello un poco más largo”, se sorprendió Adamo, que sólo se dedica al público masculino y que con el tiempo debió adaptarse a las nuevas modas, con cortes sombreados y retoques en la barba.

Leé también:  Un grupo de artistas de la zona brinda clases a beneficio de instituciones sociales

Desde San José (Salta 108), César Gómez, de After algo diferente, reconoció: “La gente estaba esperando que volvamos a abrir, con una demanda que debimos coordinar para que no vengan todos al mismo tiempo”. Y entre risas agregó: “Se acercaron tanto caballeros como mujeres, muy parejo, porque el hombre también es detallista. Vi varias cabezas descontroladas”.

El barbijo y los elementos descartables son fundamentales.
El barbijo y los elementos descartables son fundamentales.

“En nuestro local hubo mucho movimiento de mujeres. Lo que más pedían era color y recortes para mantener el estilo, estaban más necesitadas que los hombres”, admitió Rosa Alterio, encargada de Estilo y Confort L’Peluquería (Colombres 229).

La cantidad de clientes por día varía según el tiempo de cada look. “Hay días que hago 15 cortes y otros más de 20”, dijo ella, mientras que César aseguró que atiende aproximadamente “uno por hora”.

Leé también:  Coronavirus: 110 muertos y 5.641 positivos en un día

Sobre los protocolos de seguridad y sanidad para garantizar la atención al cliente, las peluquerías consultadas contaron que utilizan termómetro para medir la temperatura, alcohol en gel y atomizador, barbijo y elementos descartables, como guantes y batas. También adoptaron el distanciamiento social al separar los sillones.

Las tinturas, lo más pedido por ellas.
Las tinturas, lo más pedido por ellas.

Se manejan con turnos, para organizar y espaciar mejor a los clientes. “Ya me manejaba con turnos y mis clientes ya están acostumbrados”, dijo César.

La pandemia nos afectó mucho económicamente, teníamos muchos compromisos que cumplir, fue muy duro. También en la parte anímica fue difícil, en mayo ya quería dejar de trabajar, pero gracias a Dios seguimos y mantuvimos a los 14 empleados”, contaron, para concluir, desde Estilo y Confort L’Peluquería, con 37 años de trayectoria en la localidad.