El precio del asado pasó de $147 a $230 y del bife ancho de $132 a $223 pesos. En un escenario de caída del consumo interno, se registran alzas en varios cortes, más allá de alguna baja puntual.
Según un informe realizado por el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA).
Según un informe realizado por el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA).

El acceso al consumo de carne se torna cada vez más complicado por las subas que ha sufrido en el último año, un lapso en el que los precios tuvieron un aumento de un 70%, según un informe del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva).

Las alzas se registran en varios de los cortes más consumidos y los aumentos se evidencian aún más en las cadenas de supermercados.

Leé también:  Las grandes empresas ya empiezan a remarcar sus precios por la suba del dólar

La carne bovina argentina atraviesa un escenario complejo, con un mercado externo que consolida sus operaciones a China, mientras caen las ventas en los mostradores y el consumo por habitante perforó el piso de los 50 kilos anuales.

El Ipcva asegura a través de su informe que la carne vacuna registró un aumento de 69,3% en el último año, tomando como referencia el período abril 2018-19.

Algunos números sirven para ilustrar este incremento, como por ejemplo, en el caso de cortes bovinos, la inflación se hace sentir ya que en abril de 2018, según estadísticas del instituto, el kilo de asado se pagaba $147 el kilo, mientras que el bife ancho tenía un precio de $132. Como contrapartida de esos costos, el pasado mes de abril, los valores fueron de $230 y $223, respectivamente en las carnicerías de mostrador.