Tras la derrota en la fecha inicial, el equipo de Czornomaz se impuso en Timote y Castro. Con algo de sufrimiento, le ganó a Deportivo Armenio por 3 a 2
Talleres ganó en el Sur y recuperó la sonrisa tras el 4-1 ante Suárez.
Talleres ganó en el Sur y recuperó la sonrisa tras el 4-1 ante Suárez (gentileza Mono Gómez).

Talleres había arrancado el campeonato con una dura derrota ante Tristán Suárez por 4 a 1. En su primera presentación como local, el equipo de Czornomaz dio señales de recuperación y se impuso por 3 a 2 a Deportivo Armenio.

La noche arrancó bien para el Albirrojo en Timote y Castro. A los cinco minutos y tras un centro de Alejandro Aranda, Alan Seguel marcó el primero. Y a los 23, de penal (por una mano en el área), Aranda anotó el segundo.

Sin embargo, la emoción de los dos goles se desvanecería antes de que termine la etapa. Con dos jugadas de rebotes en el área, Ortigoza a los 33 y Soria a los 41 igualarían las acciones.

Leé también:  El Pirata se bajó del barco

En el segundo tiempo, para colmo de males, Godoy vio la roja en Talleres y le complicó más el panorama a un equipo que poco a poco iba perdiendo el dominio que había mostrado en el inicio. Sobre los 38 y cuando el partido marchaba hacia un empate, apareció Maxi Serrano y le puso cifras definitivas al triunfo: 3-2 en el Sur. El grito del final, como un gran desahogo, fue la muestra clara de lo que significó ese tropiezo en el arranque. Ahora, más relajado, el plantel del Pirata buscará extender la racha en la Isla Maciel.