El boxeador de Almirante Brown, que ganó todas sus peleas, superó por puntos al local Rico Müller con un gran actuación y obtuvo el cinturón súper-ligero de la IBO.
Ponce celebra su triunfo tras ganar por puntos en Berlín.

Con una solida presentación, Jeremías Ponce venció en fallo dividido al alemán Rico Müller en un combate realizado en Berlín y se consagró campeón súper-ligero de la Organización Internacional de Boxeo (IBO).

El joven de José Marmol dominó la pelea desde el segundo round con una batería de golpes (especialmente el recto) y fue un claro ganador, a pesar de lo que marcador las tarjetas, debido a un insólito empate en 114 que marcó uno de los tres jueces. Los otros dos fallos evidenciaron la supremacía del argentino: 116-111 y 118-110.

De esta manera, el pupilo de la Escuela de Santos Zacarías estiró su impresionante invicto a 25 peleas ganadas (16 por KO) y ninguna perdida, ratificándose como una de las promesas del boxeo nacional.

Ponce, de 23 años, superó con autoridad al alemán y así rompió con los pronósticos de la pelea, ya que el local, con más experiencia (tiene 31 años) y un record  de 25 peleas ganadas (18 por nocaut) y -ahora- con tres derrotas, era el favorito.

El sureño derribó ese favoritismo con la fuerza de sus golpes. Lo castigó bastante, especialmente con su derecha, y rápidamente se adueñó del trámite de la pelea. Nunca bajó la intensidad, pegó con la misma vehemencia durante todo el combate, y eso le permitió quedarse con un importante triunfo en un terreno bastante difícil.