El impacto de la devaluación y la inflación sobre el poder de compra de los sueldos se hará sentir para los empleados del sector privado.
Los salarios acumularon su peor retroceso desde 2002.

El salario real de los trabajadores formales caería cerca de un 7% este año, afectado principalmente por el salto del tipo de cambio y la consecuente aceleración de la inflación, según estimaciones publicadas este domingo por la consultora Ecolatina.

En un informe titulado “la caída del salario real: cuando la realidad supera las expectativas”, los especialistas aseguraron que por la situación que atraviesa el país “lamentablemente, los próximos meses no permitirán revertir la pérdida sino que la agravarán”.

Aunque la recesión, el congelamiento de las tarifas de servicios públicos y los combustibles y la quita del IVA a algunos productos de la canasta básica “atenuarán” el impacto, el documento da cuenta que el desfasaje entre las paritarias y la inflación será grande.

Leé también:  La inflación seguirá elevada hasta el primer trimestre de 2020

“La inflación llegará por lo menos a 50% este año y dado que casi ninguna paritaria acordó una suba similar a este valor, la pérdida de poder adquisitivo se repetirá en 2019”, indicaron.

En 2018, el salario real de los trabajadores formales había caído un 12%, el mayor retroceso desde 2002. Así, de confirmarse las proyecciones, el salario promedio medido en dólares en el sector privado terminaría por lo menos 20 puntos por debajo en comparación a su nivel 2015 luego de cuatro años del Gobierno de Mauricio Macri.

“La situación de los trabajadores se deterioró de manera significativa en el último año y medio, al igual que la situación macroeconómica y de las empresas, pero la pérdida no fue igual para todos”, precisó.

Leé también:  La inflación de septiembre fue la más alta del año y trepó al 5,9%

“Mientras que los trabajadores pautan sus ingresos en contratos a plazo, usualmente, los empresarios ajustan sus precios mes a mes, conforme a la evolución de sus costos. Por lo tanto, esta discrepancia entre la inflación esperada y la efectivamente materializada tuvo mayores repercusiones sobre el poder de compra de los asalariados, aumentando el impacto de la crisis ", concluyó.