Apareció otra denuncia de una chica de 15 años contra Ramón Espíndola. Mientras tanto, el acusado se niega a declarar.

Mientras la comunidad educativa de Monte Grande sigue conmocionada por la detención del portero del colegio Parish Robertson, acusado de abuso sexual agravado y acoso sobre una chica de 14 años, apareció otra denuncia que complica más su situación y desde la UFl N°3 de Esteban Echeverría aguardan por la aparición de “más casos”. Pero Ramón Espíndola sigue sin querer declarar.

La comunidad educativa sigue conmocionada.

La última denuncia la hizo una estudiante de 15 años, quien declaró haber sufrido “situaciones de acoso” y de haber recibido mensajes “inapropiados” de parte del portero.

El acusado buscaba primero ganarse la confianza de la víctimas y después de pedirle el celular y mandarles mensajes, probaba con un llamado, un pedido de fotos o encontrarse fuera del aula.

La madre de la nena que realizó la primera denuncia aseguró que Espíndola besó a su hija en el laboratorio del colegio y le escribió mensajes durante seis meses,